Miércoles, 4 Julio, 2012 - 19:02

Fracasó la conciliación entre Moyanistas y gordos

Los gremialistas que responden a Moyano ratificaron la decisión de realizar el congreso del 12 de julio para renovar las autoridades.









El ministerio de Trabajo no pudo conciliar hoy las posiciones enfrentadas que mantienen los sindicalistas alineados a Hugo Moyano y sus opositores en torno a la renovación de la cúpula de la CGT.



Tras el fracaso de la reunión, los gremialistas que responden a Moyano ratificaron la decisión de realizar el congreso del 12 de julio para renovar las autoridades.



Durante más de tres horas en la sede de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales en esta ciudad, moyanistas y referentes del sector de los "gordos" discutieron sobre la presunta "ilegalidad" de la convocatoria a elecciones en la CGT, que realizó Moyano el pasado 24 de abril.



Ningún referente del barrionuevismo ni de los "independientes", los otros sectores del sindicalismo enfrentados a Moyano, participó de la reunión.

Si el escenario no es alterado por una impugnación del Ministerio del Trabajo, el 12 de julio se celebrará las elecciones de la nueva conducción.



Habrá que esperar si el antimoyanismo decide realizar un congreso paralelo, para deslegitimizar a Moyano, o bien si adhiere y participa del cónclave en el estadio de Ferro.



Tras el encuentro, el judicial Julio Piumato -que ofició de vocero del moyanismo- afirmó que si en las próximas horas el Ministerio de Trabajo a cargo de Carlos Tomada decide "impugnar" la convocatoria lanzada por Moyano, estaría en la "ilegalidad" porque "no puede actuar en tanto y en cuanto no se agotó la vía asociacional".



Consultado si pese al fracaso de la audiencia, confiaba que la cartera laboral finalmente impugnará la convocatoria hecha por la CGT, Carlos West Ocampo de "los gordos" respondió escuetamente "suponemos que sí".



No obstante, el sindicalista de la Sanidad aseguró que "hay tiempo para eso" cuando se le preguntó si gordos e independientes iban a convocar a un congreso paralelo para elegir autoridades de la CGT.



Pero West Ocampo graficó el fracaso de la reunión al expresar que "no hay nada, se terminó todo".



Por su parte Piumato, afirmó que "en principio nosotros vinimos a la reunión por cortesía y dejamos reflejado en el acta que no convalidábamos esta instancia porque los problemas de los trabajadores nos lo debe discutir el Estado sino sus dirigentes".



El judicial destacó que salvo el inconveniente de considerar al ministerio como un "elemento exógeno" en esta discusión, "después conversamos bien porque en las palabras todos queremos la unidad del movimiento obrero".



Piumato reiteró que el moyanismo "dejó en claro que no era impugnando ante la autoridad de aplicación que se garantizaba la libertad de decisión de una organización, sino participando en los cuerpos orgánicos".



"No le damos validez a esta instancia porque no es la instancia legal, la instancia legal lo dice la ley, lo dice la jurisprudencia, que cualquier cuestionamiento a una decisión de la CGT, debe ser tratado por la propia CGT y esto no se hizo así".



Advirtió Piumato que "si ellos -los gordos- tiene garantía del Gobierno que Trabajo va a impugnar la convocatoria, tienen un problema" porque "nosotros desconocemos cualquier decisión que surja de la autoridad de aplicación al no cumplirse los plazos legales".



"Nosotros seguimos adelante y el 12 de julio se realizará el congreso en la Club Ferro Carril Oeste", afirmó Piumato, quien opinó que hasta e 12 de julio "se puede dialogar" y aseguró que su sector "le ofreció" nuevamente a los gordos participar del congreso.



Fuente: Agencia DyN