Miércoles, 4 Julio, 2012 - 11:16

Seguimiento Nutricional: capacitan a promotores territoriales

El espacio coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social, trabajará de manera articulada con los integrantes de las diversas especialidades.



La Unidad Provincial de Seguimiento Nutricional, realizó una jornada para intercambiar aprendizajes y conocimientos entre los especialistas que trabajan de manera integral para asistir a mujeres embarazadas con baja nutrición.



La capacitación se llevó a cabo en el salón del Consejo de Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros de la provincia. En la ocasión asistieron, la responsable de la Dirección de Maternidad e Infancia, trabajadores sociales, obstetras y promotores nutricionales. Esta es una tarea coordinada entre el Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Salud.



“Nos interesa que el aprendizaje y los conocimientos sean compartidos entre las especialidades,
y entre los diferentes roles en el trabajo dentro de un centro de salud y en el área programática”, indicó Ignacio Arano, titular de la Unidad.



La propuesta pretende potenciar y mejorar el trabajo desde el momento del diagnóstico, cuando se detectan los factores de riesgo que pueden estar influyendo en la madre embarazada y en la familia en general. La coordinación entre los especialistas permitirá que exista intercambio de información acerca de lo que ve el obstetra en el consultorio, y lo que ve el trabajador social y los promotores en el domicilio.



Arano explicó que en Desarrollo Social se recibe la información formal desde la Dirección de Maternidad e Infancia, donde posteriormente, estos datos se traspasan a los trabajadores sociales de la cartera y promotores nutricionales.



“Lo que queremos es que esa información vuelva al lugar donde se inicio que es en el centro de salud. Creemos que es la mejor forma de trabajar”, destacó Arano.



TRABAJAR DESDE LA CONCEPCIÓN



El coordinador de la Unidad de Seguimiento Nutricional explicó que, atender desde el embarazo a la madre es trabajar la concepción del niño y de esa forma anticiparse a problemas nutricionales futuros.



“Trabajamos la población de seis meses a seis años de edad, vemos mejoría en los niños de dos a cinco años, pero todavía se mantienen estable los casos de los menores de un año. Esto nos motiva aún más a extender el trabajo a embarazadas”, puntualizó.



Este tipo de labor, es loable porque permite forjar una mejor nutrición de las madres y entablar un vínculo para que ellas vayan desarrollando las capacidades necesarias de crianza y de vínculo con su hijo, como así también de prácticas alimentarias adecuadas, de higiene, de lactancia y de planificación familiar.



Por su parte, la directora de Maternidad e Infancia Alicia Michelini señaló que la estrategia de trabajo va a tener en cuenta a las adolescentes menores de 16 años embarazadas, así van a tener asistencia alimentaria si la necesitan.



“Una de las cosas importantes de esta estrategia es la educación alimentaria que recibe la mamá desde el embarazo”.



Al trabajar
con la mujer
embarazada, se pretende evitar problemas futuros con el niño, porque la mamá recibe educación y asistencia de cómo brindarle un cuidado saludable y adecuado a su bebé.