Martes, 3 Julio, 2012 - 10:01

Correo de nuestros lectores
Sin abuelos y... sin Patria

Para este veterano, la Patria siempre fue como los abuelos, a quienes le teníamos reservado el mejor lugar de la casa y la palabra más cariñosa.

Hoy mi querida Argentina se debate entre una Derecha mentirosa que te explota y una Izquierda disfrazada que te destruye y entonces me pregunto…¿Dónde quedaron aquellos hombres que se juntaban a tomar un café o un vino y de paso despuntaban el vicio de la buena política?



Eran todos miembros de una misma sociedad aunque quizá ninguno de esos parroquianos comulgaba con las ideas de los otros, pero aún así, existía el respeto por la persona, algo mucho más importante que una idea política o religiosa. La izquierda era la izquierda y la derecha otro tanto, pero al menos sabíamos de que se trataba.



Mientras en el mundo entero la mitad de la población tiene con que preparar el menú de alimentos que llevarán a su mesa, la otra mitad está “angustiada” intentando conseguir esa misma
comida, aunque sea en menor dosis, para paliar el hambre que los persigue, llevándolos en muchos casos a condiciones de “hambruna”.



Si…ese horror reconocido por las propias instituciones internacionales que se deberían ocuparse del tema en profundidad y no solamente con las palabras vacías para que ello no ocurra, ya que todo indica que los genios de las estadísticas, solo están para sacar cuentas de cuántos somos, que comemos, donde vivimos, cuantos nacemos pero ninguno nos dice…”.

Como solucionamos el problema inmediato que es el hambre…nada menos”, y aquí no hemos podido solucionar ese grave problema, tratando por todos los medios desde el poder político de esconderlo debajo de la alfombra, pero olvidando que por suerte existe hoy con mucha fuerza otro poder, que permite enterarnos de las canalladas que cometen desde su soberbia y “angurrienta” sed de conquistas económicas como si fueran “verdaderos e históricos muertos de hambre” rascando el fondo de la olla de sus codicias.

Están tan alejados de la realidad cotidiana
los gobernantes de este fenómeno de las carencias que sufren nuestros compatriotas desde los cuatro puntos cardinales de la patria, que ponen en tela de juicio las estructuras y los mecanismos financieros, monetarios, productivos y comerciales, en su gran mayoría cómplices de la política, encargada de fabricar bolsones de desnutrición y pobreza para seguir sometiendo a la gente pobre por un mísero voto.



Nos mienten cuando dicen que están trabajando para el pueblo y que por ello al administrar los dineros que pertenecen a ese mismo pueblo, se produce el desbalance entre pobres y ricos, balanza cruel que en su aguja siempre marca más peso para los que menos necesitan.
Como para echarle la culpa a alguien, nuestros gobernantes, libretita en mano, nos recuerdan que… lamentablemente el último informe presentado por la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación) no muestra ninguna mejora en los últimos años, pero sin ser un Aladino con su lámpara milagrosa, podríamos copiar y bien imitando a los países Asiáticos como China que ha logrado la disminución en 45 millones de pobres y desnutridos del sistema alejándolos del
riesgo, aunque lamentablemente esa misma cantidad aumentó en países del Africa al sur del Sahara elevándose de 69 a 206 millones
de hambrientos en apenas 10 años…y …estamos hablando de seres humanos.

La verdad es que cuando vemos que los gobernantes de turno se reúnen en la ONU, OEA, OTAN, MERCOSUR, ALCA, UNASUR, todas organizaciones vacías de contenido con semejante gasto en infraestructura, embajadores, representantes, traslados, agasajos y cuanta estupidez humana que los hace alejar de la realidad, nos produce cierta sensación de bronca e impotencia, pues sabemos que eso…no sirve para nada si no se aplican las medidas correctas a la hora de salvar a la humanidad del flagelo del hambre….hambre que también viene acompañado del analfabetismo cuyo crecimiento se ha duplicado en la última década.



Es también
una cuestión de género y ha llegado la hora de que los hombres nos pongamos los pantalones aceptando la realidad tal cual se presenta pues comprobado está que son las mujeres quienes en cualquier lugar del planeta, ante la necesidad de alimentar a sus hijos, salen en la búsqueda de comida a trabajar o en el peor de los casos “mendigar”, para que sus retoños al menos tengan algo para subsistir.



Nuestra Argentina, no está fuera del mundo y por más que nuestra señora presidente quiera hacernos creer que estamos mejor, la verdad está muy distante y
no podemos aceptar ese mensaje
liviano y carente de sustento pues la calle nos muestra otra cosa diferente, pues a un país que le va como “la mona” en la mayoría de sus actos institucionales y políticos, es muy difícil que le vaya bien a su pueblo.



Quizá a la señora Presidente, sus aplaudidores obsecuentes no le hancontado
que el informe lapidario de la organizaciones internacionales encargadas de medir los índices nos están diciendo que “con un 0,65 % de la población mundial, Argentina produce el 1,61% de la carne y 1,51% de los cereales que se consumen en el mundo, sin embargo en esta misma Argentina, hay NUEVE MILLONES DE NIÑOS QUE PASAN HAMBRE y de nada sirven los plazos fijos de 3 millones de dólares, el Tango 01, el Hospital Austral, las Casas de los “Sueños destruidos” o las 400 mil que jamás veremos si es que confiamos en las estadísticas del pasado, los hospitales sin insumos y sueldos de hambre o la mayoría de las obras públicas prometidas para mejorar la calidad de vida de los argentinos “paradas” por falta de presupuesto o “desvío de fondos” a quien sabe qué proyecto nuevo raro para seguir confundiendo al ciudadano con falsas promesas.



En un país cuyas calles están cada vez más pobladas de niños pidiendo día y noche “una moneda” o “algo para comer”, de carros tirados con caballos, cartoneros, colectas para comprar medicamentos porque el Estado se encuentra ausente y para no extendernos tanto, un país que tiene más “comedores comunitarios y escolares” que Escuelas y Hospitales o salas de primeros auxilios, no pueden sus dirigentes darse el gusto de opinar sobre las condiciones de vida de sus habitantes, aunque ahora han encontrado una cruel manera de sacarse el problema de encima, acusando a los que se encuentran en una situación económica un poco mejor por
tener un trabajo estable y permanecer dentro del circuito , de no ser solidarios con los más pobres, enfrentando de esa manera al pueblo en una lucha inútil de clases que en nada contribuyen a solucionar los problemas de fondo provocados por la misma clase política, egoísta y soberbia que no tiene la más mínima intención de aplicar medidas conducentes a paliar el HAMBRE en grandes y chicos a quienes no pueden ver de cerca porque desde los aviones, helicópteros o vehículos con vidrios polarizados les resulta difícil reconocer que existen. Sabíamos que el corazón es un músculo, pero ahora nos estamos enterando que también los hay de piedra.



Y no podemos dejar pasar pasar por alto la enorme cantidad de ciudadanos que están muriendo a manos de los delincuentes que, amparados por leyes blandas y cómplices entran por una puerta y salen por la otra para volver a cometer otro tipo de delito.

Por último y entrando en el chusmerío de cabotaje latinoamericano, cuesta creer que detrás del desplazamiento de Lugo en Paraguay, se encuentren ajenos al tema los Gobernantes de esto que han dado en llamar Unasur, debido a las increíbles y rápidas acciones que tomaron para incorporar a Venezuela en la Cumbre de Mendoza. Como diría Pedro…”mentime…mentime que me gusta”…



La indiferencia hace sabios y la insensibilidad monstruos.



(*) [email protected]