Lunes, 2 Julio, 2012 - 20:45

Canciller de Uruguay dice que "no está dicha la última palabra" sobre el ingreso de Venezuela al Mercosur

"Yo no estaba de acuerdo con esa y sigo sin estar de acuerdo con esa resolución. No estábamos muy contentos", admitió Almagro.

El canciller de Uruguay, Luis Almagro, puso hoy en duda la legalidad del ingreso pleno de Venezuela al MERCOSUR, al asegurar "no está dicha la última palabra" sobre el anuncio realizado la semana pasada en la Cumbre de Jefes de Estado del bloque en Mendoza.



"Yo no estaba de acuerdo con esa y sigo sin estar de acuerdo con esa resolución. No estábamos muy contentos", admitió Almagro, al asegurar que tiene "las mismas objeciones sobre la legalidad del procedimiento".



En declaraciones a la televisión local, Almagro aseguró que Montevideo "tiene fundamentos jurídicos y políticos éticos al respecto, los cuales pusimos de manifiesto durante todo el día jueves en las negociaciones".



"Tengo que pasar esta declaración a los servicios jurídicos del ministerio y analizar nuevamente la legalidad de esta medida", afirmó el canciller del país vecino.



Almagro consideró que "para mí la última palabra no está dicha sobre este tema, debemos actuar con respeto al Tratado de Asunción y a la normativa vigente porque siempre hemos defendido el MERCOSUR".



El anuncio hecho por el MERCOSUR el pasado viernes en Mendoza sobre la incorporación plena de Venezuela al bloque sin cumplir con ninguno de los requisitos previstos en la normativa del bloque puso en dudas la continuidad propia del proceso de integración, por lo menos, en los términos en los que se manejó durante 20 años.



Un nuevo socio pleno necesita de la aprobación de los parlamentos de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, tiene que suscribir el Tratado de Asunción y el de Ouro Preto que establece la unión aduanera, y aceptar la creación de una zona de libre comercio con los demás países miembro.



Ninguno de los requisitos cumple el país gobernado por Hugo Chávez, que no tiene la aprobación del Senado paraguayo, y que además no tiene una zona de libre comercio ni arancel común con el MERCOSUR.



En términos prácticos, la inclusión de Venezuela debería entonces generarse a partir de una modificación de la legalidad del MERCOSUR, lo que en otros términos, ubica al bloque en las mismas condiciones que otros foros como el Unasur, de orden político, donde no hay exigencias de tipo económicas.



El canciller de Uruguay confesó que la inclusión forzada de Venezuela fue una iniciativa de la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, aceptada por la presidenta Cristina Fernández, que cuenta con un alto grado de desconfianza en el gobierno de Uruguay, aunque finalmente consentida en principio por José Mujica.



"No sabemos cuál fue el planteo de Brasil, no me lo comentó el presidente después", dijo al ser consultado sobre ese planteo "decisivo", indicó Almagro según refleja AFP.
Fuente: 
Agencia DyN