Sábado, 30 Junio, 2012 - 20:39

El Centro de Actividades Juveniles llevó su propuesta a Tirol

Estuvieron en el CEP 17 de Puerto Tirol con propuestas de talleres musicales, murales, radio abierta y teatro de sombras, literatura, entre otras actividades.

El Centro de Actividades Juveniles
(CAJ) Itinerante es un programa que articula a los Ministerios de Educación de la Nación y la Provincia que, mediante un grupo de talleristas visitan una escuela en cada tramo
de su recorrido por las provincias. En el caso de Chaco, la llegada a Puerto Tirol es el segundo tramo, siendo el CEP 29 del Barrio Güiraldes, la primera sede de esta propuesta pedagógica.



Durante la primera jornada, se realizaron talleres artísticos que permitieron el encuentro y la presentación de los estudiantes con los distintos profesores, el planteo de inquietudes y la orientación de cada uno por la actividad que quería desarrollar.



El viernes cada uno de los grupos se ubicó en aulas separadas para trabajar las temáticas específicas, todas orientadas a la promoción de la participación y el rol de los jóvenes en diferentes ámbitos: en la escuela, en el barrio. Entre pinturas, libros, cámaras, pinceles y papel y lápiz, cada uno fue elaborando su parte para lo que fue la movida cultural de la noche.



En el taller de radio, entre otras cosas, cada uno de los participantes debió ponerse en el lugar de periodistas y de ese modo, pensar en las subjetividades y distintos puntos de vista que surgen de la observación y publicación de un mismo hecho. En este caso, lo que se buscaba era que se pensara en el rol importante que cumple esta profesión, y en el compromiso que se debe tener, sabiendo que lo que se cuenta es parte de lo que se constituye como realidad y como actualidad.



Un planeta tierra, flores coloridas y arco iris, entre otras figuras, formaban parte del bosquejo del mural que los chicos diseñaron, todos aportando desde su imaginario para construir una imagen colectiva, capaz de representar parte de la historia de cada uno y de todos, como grupo.



El arte hecho carne, la cultura de realizar actividades que permiten dar sentido a las prácticas cotidianas
y la importancia de saber que cada uno es capaz de hacer lo que se proponga. Un aire fresco de alegría teñía los distintos espacios que, con contenidos formadores, dejaron atrás la forma tradicional con la que se conoce a las aulas de las escuelas.



Otros jugaron a ser productores de cortos, y de campañas fotográficas, tomando las mejores decisiones en equipo para que la producción saliera lo mejor posible.



Este programa que es una articulación del CAJ que funciona en las instituciones de la provincia, busca inyectar energía y motivar a la participación de los chicos, demostrando que entre canciones y números artísticos, es posible trabajar la democracia, la participación.



Pero sobre todo la comprensión de que los trabajos realizados a conciencia y en equipo, son los que contribuyen a formar ciudadanos comprometidos con la realidad, reforzando y fortaleciendo a los CAJ locales.