Sábado, 30 Junio, 2012 - 19:12

Los "Dragones" desmienten haber producido destrozos

Las esposas de la facción de la UOCRA disidente que tomó el yacimiento en Cerro Dragón denunciaron que hubo “infiltrados” que provocaron los estragos.

María Jacas, esposa de uno de los obreros que participó de la medida de fuerza contra Pan American Energy, afirmó que “sería bueno que investiguen e identifiquen” a los
destruyeron las instalaciones.



“Vamos a declarar”, afirmó, ya que “nuestros dirigentes no pueden hacerse cargo (de los destrozos)”, explicó la mujer en Radio 10. “No eran del grupo nuestro”, disparó.



Por otro lado, justificó las medidas de fuerza llevadas a cabo en Chubut porque “la gente venía cobrando una tercera parte” del salario del personal petrolero.



Sin embargo, a estas declaraciones también se suman las realizadas por Guido Dickson, vocero de Los Dragones, quien reconoció al diario Página 12 que “se les fue la mano”. “Nos hacemos cargo de las roturas de las camionetas y de las oficinas”, subrayó.



Ahora bien, Dickson destacó que también hubo “infiltrados” detrás de los hechos, deslindándose de la destrucción producida en las firmas Contreras y Tecpetrol. Explicó que no entraron en dichas empresas y denunció que "el mismo sábado a la noche, cuando (el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio) Berni estaba acá, entraron unos pibitos de quince años a romper todo en las oficinas de las contratistas".



Entre las causas que explican
el porqué de la reacción desde el interior de la facción de la UOCRA, habría ciertos favores políticos que no fueron retribuidos en su justa medida.
“Ellos nos mandaron a reprimir. A Martín Buzzi le dimos 3000 votos de la parte nuestra, ¿ustedes sabían?” Entonces él se tiene que hacer cargo de nosotros y estar al tanto de todos los trabajos”, explicó María Jacas, y agregó: “Se lava las manos”. Los Dragones habían apoyado la campaña del gobernador chubutense Martín Buzzi, socio político de Mario das Neves.



Al momento, el conflicto político-salarial no fue resuelto y siguen vigente los cortes de ruta. El yacimiento, por su parte, está produciendo al 30% de su capacidad.