Sábado, 30 Junio, 2012 - 09:30

La Unasur y sus desafíos desde el pensamiento de Juan Perón

El diputado nacional hace un análisis sobre el legado de Perón en la política argentina y como esto subyace en el concepto de unidad latinoamericana.

A 38 años del paso a la eternidad del General Juan Domingo Perón, conductor y visionario político del rumbo que tomaría nuestro país y Latinoamérica recordamos la vigencia de sus palabras de la mano de Miguel Barrios, profesor de Pensamiento Político Latinoamericano, cuando afirma que “nuestros Bicentenarios son el reflejo de nuestra segunda Independencia”. Es allí donde adquiere dimensión estratégica y contemporánea la idea y praxis de Perón de materializar como única condición de soberanía al continentalismo, que no es ni más ni menos que un Estado continental industrial.



Las banderas históricas y vigentes que levantamos a diario siguen siendo las
de la soberanía política, independencia económica y justicia social. Su materialización será posible en las esferas del Estado continental, que es el único poder político capaz de regular la globalización, para que la política gobierne en plenitud de sus facultades y no se halle subordinada al mercado.



El camino no ha sido fácil, desde el 2003 con Néstor Kirchner y luego con Cristina como Presidenta y conductora del movimiento, en una nueva fase del peronismo justicialista bajo las nuevas condiciones del siglo XXI, hemos retomado la dignidad de la actividad política como núcleo transformador de la sociedad.



Nuevos ejes se convirtieron en máximas, las mismas que nos legó Juan Perón con su doctrina, como la insoslayable unión del crecimiento económico con el desarrollo social. Hoy la educación es sinónimo de inclusión, la salud es una inversión social, el federalismo se plasma en cada región de nuestro país. La economía es producción, ahorro, crédito y defensa del mercado interno.



Orgullosos de ser argentinos, hermanos del Sur y latinoamericanos, confiamos en que nuestra segunda
independencia pasa por recuperar las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur. Creemos que sólo el continentalismo le brinda solidez a Malvinas y nuestra Presidenta es la primera que la defiende no sólo como argentina sino como una causa de la hermandad latinoamericana junto a la Celac, Unasur y Mercosur contra el imperio británico en el Comité de descolonización de la ONU. Hoy

Bolívar, San Martín, Vargas, Perón y Néstor Kirchner conviven con nosotros.



Por eso el golpe de estado parlamentario para derribar el proceso democrático en el Paraguay es un jaque a la Unasur y Mercosur.



Porque la Segunda Independencia significa pelear juntos desde nuestra soberanía, Perón nos señaló el camino
y recordarlo no significa repetirlo, sino repensarlo para que su idea de acción sea el programa y derrotero de la Argentina del tercer milenio a través de Néstor
y Cristina Kirchner se está haciendo realidad.



Cito entonces la frase del General Perón, en su libro Modelo Argentino para el Proyecto Nacional: “La etapa del continentalismo constituye una transición necesaria. Los países han de unirse progresivamente sobre la base de la vecindad geográfica, sin pequeños imperialismos locales”.



(*) Diputado Nacional por el Frente para la Victoria