Viernes, 29 Junio, 2012 - 19:34

La Municipalidad volvió a clausurar Mojo porque "funciona sin habilitación comercial"

El pub de Franklin y San Lorenzo había arrancado las fajas de clausura, por lo que la comuna debió clausurar el boliche por tercera vez en pocos días.





La Municipalidad Capitalina debió actuar por tercera vez en pocos días en un boliche “que reiteradamente desafía el poder de policía comunal al arrancar las fajas de clausura que pesan sobre este local por falta de habilitación comercial”.



Se trata del pub bailable ubicado en la esquina de Franklin y San Lorenzo donde en la madrugada de este viernes debió intervenir personal de la Dirección de Inspecciones para clausurar este lugar donde se produjeron inconvenientes en el procedimiento.



En uno de los controles del programa “Alerta Resistencia” que integra el Plan de Estado Resistencia 2020 en la madrugada de este viernes
tuvo que efectuarse el mismo procedimiento debido a la omisión del mandato impartido desde la Comuna que había clausurado el boliche en cuestión, “ya que los propietarios del lugar quitaron las fajas en dos ocasiones durante las últimas dos semanas”, explicaron desde la comuna.



Ante la situación, la Subsecretaría de Control Público a cargo de Facundo Sampayo, señaló “la conducta desaprensiva y rebelde tanto de los dueños como del personal de seguridad para permitir que se lleve a cabo una inspección sobre el local. Uno de los argumentos que presentó el abogado que representa dicho establecimiento consistió en cuestionar, en un principio, la competencia de la Jueza de Faltas Alicia Gutiérrez que se hizo presente en ese lugar con el poder que le otorga la Carta Orgánica Municipal para ejercer los controles a comercios sin necesidad de órdenes de allanamiento dictados por la Justicia”.



“Precisamente, el Municipio realizó sus correspondientes exposiciones policiales provocadas por la desobediencia y el comportamiento basado en romper las fajas de clausura en una clara actitud confrontadora hacia el poder de policía que le corresponde a la Comuna”.



A pesar de que el local bailable argumentaba tener un recurso de amparo para seguir funcionando, desde el área de Control Público afirman que esta medida cayó por lo que no hay resguardo alguno para que el boliche siga funcionando teniendo en cuenta que la Municipalidad lo clausuró por falta de habilitación comercial, lo que puede traducirse en instalaciones que pueden tener un estado edilicio que haga peligrar la integridad de los visitantes, por lo que es imperativo contar con una inspección pertinente.



Desde la Municipalidad consideran que los
más perjudicados ante esta situación son los vecinos, quienes apuntan al establecimiento de Franklin y San Lorenzo como el origen de ruidos molestos, desórdenes en horas de la madrugada y culpable de la formación de “baños” en las veredas que ponen en riesgo la salud de estas personas que habitan la zona.