Viernes, 29 Junio, 2012 - 07:35

Estaba paralizado hace seis meses
Cerró el frigorífico más grande de La Pampa

Se trata de un establecimiento de la empresa Cresud, que argumentó dificultades en las exportaciones de carnes. Firmó un acuerdo de indemnización para 295 empleados





Cresud cerró este jueves las puertas del frigorífico Carnes Pampeanas, el más importante de La Pampa, y despidió a los 295 empleados.



En rigor, la planta de faena, situada en proximidades de la ciudad de Santa Rosa, estaba paralizada desde hacía seis meses.



El secretario gremial del Sindicato de la Carne, Osvaldo Gómez, dijo a Noticias Argentinas que las indemnizaciones van de entre los 20 mil hasta los 140 mil pesos por cada operario, de acuerdo a la antigüedad y la categoría. Esas sumas se pagarán hasta en 10 cuotas, ninguna de las cuales podrá tener un valor menor de 5 mil pesos.



El gobierno provincial había ofertado un crédito a tasa subsidiada de 20 millones de pesos a Cresud para reactivar la planta, pero la empresa lo rechazó.



En la provincia, cuatro frigoríficos –en Santa Rosa, Toay, Bernasconi y Speluzzi– están paralizados a raíz de la crisis del sector cárnico.



Baja en la producción



Carnes Pampeanas ha debido afrontar una baja en la producción pasando de una faena de 9.200 animales en el mes de octubre de 2009 auna faena de 5.200 animales en el mes de febrero de 2010, llegando a una faena de 3.200 animales a finales de 2011, caída que llegó a la detención total de la producción a partir de diciembre de ese mismo año. Esta interrupción de la producción tuvo como contexto la situación del mercado exportador de carnes bovinas a la espera de un mejoramiento del negocio, hecho que hasta la fecha no ha ocurrido.



Desde noviembre de 2011 directivos de Carnes Pampeanas han estado profundizando las reuniones con las autoridades del Ejecutivo provincial y del Sindicato de la Carne de La Pampa, en busca de soluciones para afrontar la crisis por la que atraviesa la empresa en particular, en el contexto de la problemática de la industria cárnica provincial y nacional.



Desde enero de 2012, las proyecciones de negocio daban resultados negativos, mayores a los 2 millones de pesos de pérdida mensual,
por lo que la compañíadecidió suspender sus operaciones abonándole al personal la garantía horaria.



A mediados de febrero, siempre en pos de preservar la fuente laboral, se arribó a un Acuerdo de Partes con la entidad sindical representativa –Sindicato de Obreros y Empleados dela Industriadela CarnedeLa Pampa-, con el aval de la mayoría de sus representados (216 de un total de 245 empleados), conviniendo por ante la autoridad administrativa de Trabajo, el pago
de una suma fija no remunerativa quincenal hasta el 15 de junio de 2012.



Durante los cuatro meses del período de suspensión, se buscaron diversas alternativas para revertir las proyecciones negativas o al menos minimizarlas sin encontrar una solución por lo que el 22 de junio de 2012 se presentó en la Secretaríade Trabajo de la provincia el Procedimiento Preventivo de Crísis con el fin de cerrar la planta.



Durante el período de inactividad productiva, y luego de aportes por parte de la empresa que ascienden a $61,1 millones, Carnes Pampeanas no ha dejado de honrar (en tiempo y forma), todos los compromisos de pago frente al personal dependiente, proveedores, compromisos tributarios, tasas fiscales y cánones habilitantes, buscando siempre honrar sus obligaciones para con
los involucrados.
Fuente: 
Infobae