Miércoles, 27 Junio, 2012 - 21:15

Primer acto de la CGT contra el Gobierno
Con indiferencia oficial, el paro de Moyano tuvo protagonismo camionero y una Plaza de Mayo colmada

Una multitud selló el acto del líder de la CGT. Con todo, el alcance del paro fue limitado y no se vieron afectados los servicios básicos. Duras expresiones de Moyano contra el Ejecutivo.



La estrategia del gobierno para quitar trascendencia al paro y la concentración en Plaza de Mayo liderada por Hugo Moyano fue mantener silencio y mostrar de esa manera indiferencia al primer acto de la CGT contra el kirchnerismo en nueve años.



Ningún funcionario oficial comentó la movida del titular de la CGT ni salió a replicar sus palabras. Sólo la presidenta Cristina Fernández, desde la provincia de San Luis, hizo alguna referencia tangencial al tema pero de manera muy indirecta.



"Esto no es River-Boca, que queremos que gane uno u otro porque somos hinchas. Acá somos todos argentinos y necesitamos que gane la Argentina", dijo la mandataria, mientras Moyano esperaba que culmine su discurso, trasmitido por los medios televisivos, para iniciar el suyo en la Plaza de Mayo.



La Presidenta también señaló que "no todos pensamos igual, pero necesitamos las mismas cosas: que nuestros hijos vayan al colegio; que el país crezca; que se valoren sus productos; conquistar nuevos mercados; inversiones". Siempre sin mencionar a la CGT ni a Moyano.



La jefa del Estado, que a poco de retornar de la provincia puntana y pasar brevemente por la residencia de Olivos, llegó a su despacho poco antes de las 19, se recluyó en su despacho para analizar los hechos pero sin que trascendiera ninguna instrucción.



En los despachos de la Casa de Gobierno, que incluyen el del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, la sola presencia de periodistas ponía nerviosos a los funcionarios.



"La consigna que recibimos fue no abrir la boca", confesó un allegado al poder que explicó que en las últimas horas de anoche hubo muchas reuniones en la Rosada para analizar la estrategia a seguir.



La jefa del Estado en persona -que ayer se retiró a Olivos muy tarde en la noche- participó de alguno de estos encuentros donde se decidió bajar la expectativa que el propio oficialismo había generado por la movilización del camionero a través -especialmente- del discurso presidencial del mediodía.



Según fuentes oficiales, el gobierno analizó que ese mensaje, transmitido por cadena nacional y con fuertes ataques hacia Moyano y sus aliados, tuvo un efecto contrario al esperado y generó más rechazos que adhesiones.



Por esa razón, la decisión fue evitar nuevos enfrentamientos. De ahí que el discurso pronunciado hoy por Cristina Fernández fue muy liviano y sin alusiones directas al paro, la movilización o Moyano.



A partir de ahora, y mientras la Casa Rosada respira porque después de la movilización la Plaza de Mayo no quedó con manchas de sangre, el gobierno estudia cómo seguir de aquí en adelante.



Limitado alcance del paro de actividades, con excluyente protagonismo de camioneros



El paro de actividades que convocó la CGT de Hugo Moyano para acompañar el reclamo contra el impuesto a las Ganancias encabezado por el gremio de Camioneros tuvo un limitado alcance que impactó en el transporte de combustibles y alimentos, los peajes y sectores docentes, pero no afectó los servicios básicos.



Según el relevamiento que hizo DyN, también se afectó la recolección de residuos -que por la noche retomará su ritmo habitual-, la atención de ciertos gremios de médicos y demoras en los vuelos de cabotaje, que se intensificaron durante la realización del acto en la Plaza de Mayo. Sin embargo, no se afectó el transporte de pasajeros, con un servicio regular de colectivos, trenes y algunas demoras en el subte, y tuvo un bajo nivel de acatamiento en el gremio de los judiciales que conduce Julio Piumato.



En el caso de los peajes los trabajadores de las Autopistas Riccheri, Panamericana, Buenos Aires-La Plata y del Acceso Oeste levantaron las barreras como adhesión al paro dispuesto por la CGT.



Según informó Policía Vial, durante la mañana los automovilistas pasaron sin pagar en los puestos de peajes de las autopistas bonaerenses cuyos trabajadores están enrolados en el Sindicato de Trabajadores de Peajes que lidera el diputado nacional Facundo Moyano.



En tanto, los vuelos de cabotaje se vieron afectados en la franja horaria comprendida entre el mediodía y las 18 a raíz de que algunos gremios aeronáuticos adhirieron al paro y movilización a la Plaza de Mayo. Como consecuencia del paro de recolectores, quedó el "30 por ciento" de los residuos hogareños sin recolectar y tampoco hubo limpieza de cestos de la vía pública ni barrido de calles, se informó desde el Gobierno porteño.



En la provincia de Buenos Aires, dos sindicatos del magisterio FEB y Udocba cumplieron la huelga convocada mientras profesores de la Unión Docentes Argentinos (UDA) y los universitarios de CONADU Histórica no realizaron la medida de fuerza, pero adhirieron a los reclamos de la marcha a Plaza de Mayo.



En el interior del país, hubo marchas en las principales ciudades con un impacto moderado de la huelga que sobre todo afectó a estatales, docentes, judiciales y de la salud afines a la CGT y la CTA.



Una plaza colmada




El diputado nacional y titular del gremio de Peajes, Facundo Moyano, aseguró hoy que "el reclamo de la CGT quedó legitimado por una Plaza colmada de trabajadores", tras advertir que su padre, Hugo Moyano es "el único candidato que tiene" la central obrera para conducirla.



En declaraciones en la Plaza de Mayo antes del acto, Facundo Moyano denunció que "el Gobierno quiere una CGT que funcione como un Ministerio y al secretario general como un delegado, pero eso es imposible".



Después, al finalizar la movilización frente a la Casa Rosada de la cual su padre fue el único orador, el legislador del FpV salió a defender la convocatoria a través de la red social Twitter: "el reclamo de la CGT quedó legitimado por una plaza colmada de trabajadores", enfatizó.



Añadió: "Por supuesto que tiene los votos" para ser reelegido en julio en la CGT y advirtió que "es el único candidato de la CGT para las elecciones de julio". "Del otro lado -señaló- están quienes fueron cómplices de las privatizaciones y ahora están con el Gobierno, algo que vemos como lamentable".



Recordó: "La CGT siempre estuvo dividida, los gordos por un lado, los independientes por el otro, pero el Gobierno se encargó de juntarlos".

En lo personal, planteó que "acompaña en general" al Frente para la Victoria, cuyo bloque integra en la cámara baja, pero remarcó que disiente "profundamente de la postura del Gobierno respecto de la CGT".



"El 20 por ciento que más cobra (y paga Ganancias) no es rico. No hay trabajadores ricos. Un trabajador de Peajes, que muchas veces paga Ganancias, a veces no llega a fin de mes", enfatizó, en respuesta a la presidenta Cristina Fernández, que ayer minimizó el impacto del gravamen, ya que lo paga "el 19 por ciento" de los trabajadores registrados, mientras que, según la mandataria, no está alcanzado el restante 81 por ciento.



"En una Argentina que ha avanzado y crecido a tasas chinas, no puede ser que exista un 80 por ciento (de trabajadores registrados) que no tiene un salario digno", fustigó.



Moyano rechazó que la movilización a la Plaza de Mayo sea "destituyente", como se deslizó desde las usinas oficiales, al señalar que "el reclamo es un sentir, una necesidad de los trabajadores. Es aberrante que funcionarios echen leña al fuego y busquen generar confusión, porque este es un reclamo pacífico"



Fuente Agencia DyN