Miércoles, 27 Junio, 2012 - 11:47

Prisión preventiva al detenido por el crimen del hincha de River

Se trata de Matías “El Mati” Soria, acusado de haber asesinado en una tribuna del estadio de River Plate al hincha Gonzalo Saucedo.

El sujeto quedó procesado con prisión preventiva por el juez de instrucción Jorge López. El magistrado le imputó a Soria el delito de “homicidio simple” cometido con una “navaja o sevillana que había comprado ese mismo día (el 10 de junio pasado) en un comercio ubicado en la zona de la Estación Retiro", y dispuso que continúe detenido. Según se desprende del fallo, el agresor logró evadir el control policial e ingresar con la navaja oculta en una de sus zapatillas.



Además, le trabó embargo por 250 mil pesos y ordenó que sea sometido de manera urgente por el cuerpo médico forense a un estudio para determinar el estado de su salud mental.



Según el fallo, de 36 páginas y al que tuvo acceso DyN, Soria y Saucedo eran enemigos por rivalidades barriales, ya que uno vivía en La Carolina y el otro en El Parque, “separados por las vías del ferrocarril”, en la localidad bonaerense de Florencio Varela.



Sobre la base de testimonios recolectados en la causa, el juez López y el fiscal José María Campagnoli determinaron que víctima y victimario había protagonizado semanas atrás una pelea a golpes de puño en el boliche "Rimbo Latino", de la ciudad bonaerense de Quilmes.



La pelea se habría originado en un pedido de Soria para que Saucedo, apodado “Tochi”, le pagara una bebida. Ambos enemigos se encontraron el día del partido entre River y Boca Unidos de Corrientes, por el torneo de fútbol de la B Nacional, en el sector de baños de la tribuna “Sívori alta”, pero fueron separados por amigos de ambas partes.



Un testigo de identidad reservada (sobre cuya validez y características el juez brindó una extensa explicación en el fallo) describió que ambos se ubicaron en la tribuna separados por “escasos metros” y en principio “intercambiaron miradas, “para después enfrentarse a golpes de puño”.



En esa oportunidad, Soria “extrajo la navaja o sevillana que había adquirido ese mismo día y le asestó una puñalada al occiso en su lado izquierdo, a la altura del abdomen o tórax, tras lo cual Tochi se fue caminando hacia el sector izquierdo de la popular", relató el testigo.



Varios testigos relataron que Soria se ufanó en el viaje de regreso tras el partido de haberle dado “un puntazo a Tochi" y de haberlo “corrido por toda la tribuna”.

Víctima y victimario, según se desprende de la causa, habían consumido bebidas alcohólicas antes de ingresar al estadio: Soria, “fernet con coca”; Saucedo, “varias cervezas”, lo que fue corroborado por el médico que lo atendió en el estadio Monumental, quien describió que "desprendía un fuerte olor a alcohol".
Fuente: 
Agencia DyN