Miércoles, 27 Junio, 2012 - 07:53

Crisis en Paraguay
Franco no quiere problemas con Cristina pero advirtió que Argentina necesita energía de Yacyretá

El nuevo presidente paraguayo aseguró que lo que menos quiere “es tener problemas con dos países poderosos, como la Argentina y Brasil".

"Con Cristina voy a tener un trato especial", dijo ayer el presidente paraguayo, Federico Franco, cuando fue consultado sobre cómo buscará destrabar la conflictiva situación entre su gobierno y el de la Argentina por la destitución de su predecesor, Fernando Lugo.



En una entrevista con medios extranjeros habló del juicio político a Lugo, al que se negó a calificar de "juicio justo", y señaló que su prioridad en este momento no es revertir la dura reacción de la comunidad internacional que provocó su llegada al poder. Pero reconoció: "Lo que menos quiero es tener problemas con dos países poderosos, como la Argentina y Brasil, que tienen a Paraguay en el medio".



Y no dudó en lanzar un recordatorio, que sirvió de advertencia, sobre la necesidad de la Argentina de la energía que llega de la central hidroeléctrica Yacyretá. "Gran parte de la iluminación de Buenos Aires la entregamos nosotros desde Yacyretá."



El mandatario, de 49 años, recibió a los periodistas en su despacho y, en todo momento, buscó transmitir sensación de calma y poder. Tuvo todo el tiempo las palmas de las manos pegadas sobre el escritorio, y ni siquiera se levantó del sillón para recibir ni para despedir a la prensa.



Franco negó las versiones sobre un posible adelantamiento de elecciones, y reiteró que la situación interna actual es tranquila, luego de haber asumido para evitar lo que él llamó una "guerra civil".



-¿No cree exagerado hablar de riesgo de "guerra civil"?



-¿Y a usted qué le parece? El presidente estaba sometido a un juicio político, el vicepresidente no asume. ¿quién asume la presidencia? ¿Llamamos a elecciones? ¿Cree usted que un país puede estar tres o cuatro meses sin presidente? Ahora la situación interna es la más distendida. No hay policías en la calle, no hay militares... Los plazos electorales van a ser respetados y vamos a entregar el gobierno el 15 de agosto de 2013.



-¿Y de qué manera piensa destrabar la difícil situación internacional que enfrenta su gobierno en la región? (Antes de responder, Franco estira la mano y la coloca sobre una Biblia que tiene sobre su escritorio).



-Hace 2000 años, Jesús dijo: «Primero tenemos que arreglar la casa». Si le dijera que mi prioridad ahora es la comunidad internacional, le miento. Hoy tengo que arreglar la casa. Y luego sí vamos a hacer todo el esfuerzo para demostrar, especialmente a la región, que acá hay un gobierno democrático, constitucional, donde prima el Estado de Derecho y la libertad irrestricta.



-¿Buscará asistir a la reunión del Mercosur, de donde Paraguay fue suspendido?



-Yo no puedo participar de esas cumbres en estas condiciones. No es mi prioridad. No me seduce. No tengo vicepresidente. El país sigue en estado expectante. Lo que menos haría ahora es salir de mi país. La mejor presencia que puedo tener en Mendoza o en Lima es transmitir lo que ustedes puedan mostrar sobre cuál es la situación actual de Paraguay.



-La Argentina es uno de los países que ha tenido la reacción más dura contra su gobierno. ¿Intentará dialogar con la presidenta Kirchner?



-Con Cristina voy a tener un trato especial. No me van a sacar una sola palabra en contra de ella. Voy a hacer todo el esfuerzo para que la señora Cristina me entienda. Paraguay tiene con la Argentina un compromiso muy claro con Yacyretá. Gran parte de la iluminación de Buenos Aires la estamos entregando nosotros, desde Yacyretá, y gran parte de los comercios que se hacen en Paraguay vienen desde la Argentina.



-La comunidad paraguaya en Buenos Aires también se expresó en contra.



-En la manifestación que hubo en el Obelisco no había más de 200 personas. Yo lo puedo desafiar y demostrarle que la comunidad paraguaya radicada en la Argentina apoya a este gobierno. Es una comunidad de dos millones y medio de personas, el principal grupo de paraguayos en el exterior.





-Llama la atención que incluso el embajador de su país en la Argentina rechazó la destitución de Lugo.



-Es obvio. El embajador pertenece al partido del ex presidente. Además es lógico que él, un ciudadano argentino pero también embajador paraguayo, tenga esa posición.



Consultado sobre si consideraba que con Lugo se habían respetado las normas de un "juicio justo", una de las premisas básicas de la ley. Su respuesta fue: "Fue un juicio legal y constitucional".



-¿Pero diría que fue "justo"?



-Yo hice las gestiones para que él tuviera un mayor plazo de defensa. Pero los señores parlamentarios tomaron la decisión de acelerar el procedimiento para que no corra una gota de sangre en el país.



Otro periodista le recordó que, según la ley paraguaya, un infractor de tránsito tiene cinco días para defenderse, mientras que al ex presidente se le concedieron 48 horas.



"Fue una decisión del Congreso. Es un juicio político, no un juicio común. El plazo lo establece el Congreso con su propio reglamento. Yo no formo parte de ese poder, pero le aseguro que fue un procedimiento absolutamente constitucional y legal.



Durante la entrevista, Franco apeló a citas bíblicas y a frases del presidente norteamericano John F. Kennedy: "Lo único que tengo en claro es que no les voy a dar el gusto a todos", y hasta recordó un viejo refrán del peronismo.



Cuando se lo consultó sobre qué haría con las movilizaciones en su contra, contestó: "Dentro de la ley, todo; fuera de la ley, nada".



EN VOZ ALTA

"Si le dijera que mi prioridad ahora es la comunidad internacional, le miento."



"No me van a sacar una sola palabra en contra de ella. Voy a hacer todo el esfuerzo para que la señora Cristina me entienda."
Fuente: 
LaNación