Martes, 26 Junio, 2012 - 21:55

El acto es a las 15
Todas las miradas puestas en Plaza de Mayo
Cristina no dio marcha atrás con el reclamo de la CGT y enfrenta el primer paro a su gobierno

Especulaciones sobre la posibilidad de violencia en la movilización de mañana sellaron las declaraciones cruzadas entre el líder de la CGT y el Gobierno Nacional.

La presidenta Cristina Fernández advirtió hoy que "no habrá extorsión, amenaza, insulto ni agravio" que la "aparten del camino" trazado en su rol de primera mandataria.



"Hoy nos encontramos con una Argentina en que se dice que es una injusticia (por el impuesto a la Ganancias) contribuir para sostener la obra pública, a los jubilados y los subsidios", indicó la mandataria y recalcó: "Ante los agravios, descalificaciones e insultos y los que esperan que vaya a responder, esperen sentados porque no lo voy a hacer".



Sin mencionarlo, el mensaje -que duró más de una hora y fue transmitido por cadena nacional desde la Casa de Gobierno- tuvo como destinatario al secretario general de la CGT, Hugo Moyano, quien convocó para mañana un paro con movilización a la Plaza de Mayo y que en los últimos días realizó duras críticas a la jefa de Estado y comparó a su gestión con una dictadura.



En un tono más severo, instó a "cesar las operaciones" porque "esta Presidenta no es operable políticamente".



Seguidamente, consideró que en los episodios de violencia en la provincia de Chubut, por parte de un sector gremial, "lo que se estaba buscando es que entrara a sangre y fuego la Gendarmería y producir un evento que escandalizara y desestabilizara al gobierno y a las instituciones".



"Vieron las cosas que han pasado ahí (en Chubut) y que parece que siguen pasando porque quieren que evidentemente haya violencia desde algún sector político o gremial. No tengo ninguna duda, los veo actuar y extorsionar", añadió.



La única referencia directa que hizo la mandataria a la manifestación de mañana fue cuando anunció que había instruido a las autoridades del área para que no haya personal de Seguridad en la Plaza de Mayo y que sólo estará "custodiada la Casa Rosada".



Luego de recordar las "pérdidas irreparables" que enfrentó, en alusión a la muerte de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, la jefa del Estado aclaró que su "estímulo" es "el trabajo, no haber traicionado jamás y de habernos enfrentado contra las corporaciones como nadie lo hizo".



"Nosotros no somos el problema, el día que no estemos nosotros irán al objeto que es lograr mano barata en la Argentina como lo tuvieron durante décadas", afirmó.

Cristina Fernández se quejó porque "hay actitudes que cuesta entender desde lo gremial y político".



Por esa razón, y tal al como lo hizo en otras oportunidades, reivindicó que durante su gestión "hemos aguantado la tormenta" por la crisis mundial y ahora "los principales beneficiados de este proyecto están tratando de pinchar el bote con lógica del escorpión, salvo que haya algo más", advirtió.



En este marco, y para desalentar la excusa de Moyano para el paro y la movilización de mañana, la presidenta apeló a datos de la AFIP para demostrar que el impuesto a las ganancias "que existe en todas partes del mundo", según dijo, lo pagan en la Argentina sólo el 19 por ciento de los trabajadores registrados.





El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, estimó hoy que en la movilización que mañana realizará la central obrera a Plaza de Mayo no debería haber incidentes, aunque denunció que desde el oficialismo se intenta "crear un clima" para que se produzcan hechos de violencia.



"Los camioneros no necesitan que los controlen", indicó en referencia a la decisión de la Presidenta de no implementar un operativo de seguridad especial para evitar desmanes.



El titular del gremio de los Camioneros calculó además que el mínimo no imponible debería fijarse a partir del equivalente a "6 u 8" sueldos mínimos.



Moyano recordó que "nunca hubo un solo incidente" durante las movilizaciones de su gremio. "Yo sé a quién responsabilizar", afirmó ante la posibilidad de que se produzca algún hecho de violencia y remarcó: "No van a ser los trabajadores".



"Algunos programas pautadependientes que tiene el gobierno están tratando de crear un clima", denunció y reiteró que la movilización que mañana encabezará por el centro porteño se debe evaluar como uno de los "efectos" por la "falta de respuesta" a sus reclamos.



"Mientras el gobierno dio respuestas a los reclamos de los trabajadores, la relación era normal; el gobierno dejó de dar respuesta a los trabajadores y se terminó la relación", sostuvo en declaraciones a radio Mitre.



Moyano se quejó porque los dirigentes gremiales deben "discutir dos paritarias: una con los sectores empresarios y otra con el gobierno para que eleve el mínimo no imponible".



Respecto al pedido sobre el Impuesto a las Ganancias, el jefe de la central obrera aseguró que un grupo de diputados diseña un proyecto de ley para que el mínimo no imponible se fije a partir de 6 u 8 salarios mínimos.



"Hay trabajadores que no hacen horas extras para que no se les descuente más", insistió el secretario general de la CGT.

Sobre las críticas de la presidente a los reclamos para elevar el piso del Impuesto a las Ganancias, Moyano consideró que la primera mandataria está "mal asesorada" porque se basa en "datos que no son ciertos" para defender ese canon.



"Es toda una descomposición que después de 9 años de estar al frente del país no la puede sorprender a la presidenta", cuestionó el jefe de la CGT.