Martes, 26 Junio, 2012 - 16:15

La Unión Europea advirtió a la Argentina por las restricciones comerciales

El bloque comunitario instó al Gobierno a corregir las políticas de intercambio comercial "poco amigables" con la inversión, que "entorpecen" negociaciones.

Hay mucha preocupación por la decisión de Argentina de "aprobar políticas comerciales no muy amigables, que han tenido un fuerte impacto tanto en nosotros los europeos, como en países como Brasil, Uruguay", advirtió Joao Aguiar Machado, director general adjunto de Comercio del Ejecutivo comunitario y líder del equipo negociador europeo con el Mercosur.



"Estas políticas no conducen a ninguna parte", denunció Aguiar Machado. "Entorpecen tanto nuestras negociaciones con el Mercosur como las negociaciones que se llevan a cabo en el seno del bloque sudamericano", indicó.



"Reflejan algunas decisiones que nos preocupan mucho; esas políticas no son sostenibles a largo plazo", aseguró.



La Unión Europea (UE) y Estados Unidos han denunciado al gobierno de Cristina Kirchner por las barreras proteccionistas erigidas, según la mandataria argentina, para defender "el empleo y la producción" de su país.



El 25 de mayo pasado, la UE denunció a Argentina ante la OMC por las "restricciones" a las importaciones que provocan un "daño real" a la economía europea, e invitó a otros países a unirse en esta cruzada.



De todas maneras, Aguiar aseguró que la UE intentará alcanzar cuanto antes un acuerdo con el Mercosur y con todos los países que lo integran, al afirmar que de momento no está prevista la posibilidad de excluir a Argentina.



"Mercosur es para la UE el premio gordo; sería el acuerdo comercial más exitoso (de los que ha realizado en la región), pero también ha sido hasta ahora el que nos ha dado más trabajo", consideró Aguiar Machado.



"Contamos con Brasil, que asume la presidencia protémpore del bloque, para que dé un impulso a las negociaciones". "Brasil es el único que puede impulsarlo", indicó.



También rechazó la posibilidad de acuerdos bilaterales, como podría ser el caso de un acuerdo con Brasil, la sexta economía mundial con la que los europeos tienen relaciones excelentes.



Las medidas de Argentina apuntan a controlar el flujo de importaciones a su territorio que puedan afectar su superávit comercial, principal fuente de divisas del país, que tiene limitado el acceso a los mercados de crédito internacionales desde que se declaró en default en 2001.



Argentina también levantó ampollas entre los europeos al anunciar la expropiación del 51% de la petrolera YPF, filial de la española Repsol.Las medidas, que incluyen, entre otros puntos, declaraciones juradas de importación que retrasan el ingreso de productos, han provocado fuertes tensiones con sus socios del Mercosur.



Pese a este caso particular, el funcionario reconoció que la inversión europea en América Latina ha crecido "extraordinariamente", e incluso ha mantenido ese ritmo pese a la crisis de la deuda.



"La inversión de la Unión Europea (UE) en América Latina ha crecido de forma extraordinaria en los últimos años, hasta convertirse en el primer inversor en la región", dijo Aguiar Machado.



Según el último informe de la CEPAL, la inversión extranjera directa (IED) en América Latina y el Caribe alcanzó en 2011 la cifra récord de 153.448 millones de dólares, impulsada por el dinamismo de los mercados internos y el elevado precio de los recursos naturales.



En cuanto al origen de las inversiones, el 39% corrió a cargo de empresas del bloque de la Unión Europea (UE), especialmente de España, que fue responsable del 14% del total de la IED en la región.
Fuente: 
Infobae