Martes, 26 Junio, 2012 - 09:04

Peche: "Ser radical no es fácil, pero vale la pena serlo"

Carim Peche, presidente de Interbloque de diputados UCR Alianza Frente de Todos recordó hoy el 121° aniversario de la Unión Cívica Radical.

El legislador señaló “Dentro de muy pocas horas, este jueves también 28 se conmemoran los 45 años del golpe militar que derrocara al presidente Arturo Illia quien dijo… “ser radical no es fácil, pero vale la pena serlo…” ese hombre que pertenece al conjunto de los argentinos que creyeron y creen firmemente en la honestidad republicana, en la vigencia de la Constitución y el camino de la democracia como la mejor herramienta para superar sin traumas los conflictos sociales, y a partir de ahí el gran desafío de la UCR fue reconstruir la democracia para los argentinos, tarea no sencilla frente a una sociedad que descreía de la capacidad de sus instituciones para encarnar los intereses populares producto de una historia hasta entonces marcada por sucesivos golpes de estado, anulación de elecciones, proscripciones y violencia política, y construir esa democracia no era solo terminar con las interrupciones golpistas, que fue también el logro de un radical con la valentía y el coraje de Raúl Alfonsín quien no dudó en enjuiciar aplicando la justicia ordinaria a los genocidas, encarar una profunda investigación de lo sucedido creando la CONADEP (Comisión Nacional de Desaparecidos) con la participación de ilustres ciudadanos como Ernesto Sábato y cuyo trabajo final fue el recordado “NUNCA MAS”
sino que traía aparejado devolverle al pueblo argentino su dignidad, con mejor educación, salud, trabajo”.



“Y fue durante los gobiernos radicales cuando por primera vez en la historia creció el producto bruto interno en un 20%, YPF logró el autoabastecimiento, el crecimiento industrial alcanzo el 35%, se mejoró la distribución de la riqueza,
se destinó
el 23% del presupuesto a la educación, se firma el decreto del salario mínimo vital y móvil, la Ley de abastecimiento para controlar la canasta básica familiar, la Ley de medicamentos que aseguraba los precios y abastecimiento para que no ocurran cosas como las que hoy estamos viviendo, todas esas reivindicaciones sociales que algunos solo declaman pero no son sus reales banderas”.



“Es por eso que ser radical en este país no es fácil, pero vale la pena serlo, solo por sentir el orgullo de luchar por los ideales de que se puede vivir en un país mejor, ese fue el objetivo de nuestros maestros, Alem, Yirigoyen, Illia, Balbín y Alfonsín y seguirá siendo por siempre la
bandera radical la que se vea al frente en la defensa de las instituciones democráticas y los derechos constitucionales de nuestro pueblo”.