Sábado, 23 Junio, 2012 - 19:54

Condena de la Unasur
Argentina retira a su embajador de Paraguay tras la destitución de Lugo

La decisión del Gobierno argentino de retirar al embajador en Paraguay, Rafael Romá, estará firme "hasta tanto se restablezca el orden democrático en dicho país".

La Argentina retiró hoy al embajador en Paraguay, Rafael Romá, luego de que el Senado del vecino país destituyó el viernes al presidente Fernando Lugo, mientras los países de la UNASUR calificaron la salida del mandatario como un golpe de Estado.



"Frente a los graves acontecimientos institucionales ocurridos en la República del Paraguay que culminaron con la destitución del Presidente Constitucional Fernando Lugo y la ruptura del orden democrático, el Gobierno argentino ha dispuesto el inmediato retiro de su Embajador en Asunción", señaló hoy la Cancillería en un parte de prensa.

El comunicado agregó que la representación diplomática de la Argentina en Paraguay quedó bajo el ala de un encargado de negocios "hasta tanto se restablezca el orden democrático en dicho país".



En tanto, países de la UNASUR ratificaron su condena a la destitución del mandatario paraguayo y juzgaron "clave" la cumbre de presidentes del MERCOSUR que la semana próxima se celebrará en Mendoza para definir los pasos a seguir frente a lo que consideraron un "golpe de Estado" en esa nación.



La presidenta Cristina Fernández confirmó hoy a través de Twitter que "lo sucedido es un ataque directo a las instituciones" y reiteró que "Argentina no va a convalidar el golpe en Paraguay".

La primera dama uruguaya y senadora, Lucía Topolansky, evaluó que la reunión de Mendoza, donde se debería traspasar la titularidad pro témpore del MERCOSUR a Paraguay, "será de índole mucho más política de lo que pensábamos. Nos debemos defender todos: hoy por ti, mañana por mí".

El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, anunció que instruyó a su Cancillería a tomar contacto con todos los países de la región para "suavizar y mantener relaciones armónicas", aunque ratificó la negativa de su país a aceptar la inclusión de Venezuela como socio del bloque regional de comercio.



Franco, quien asumió después de que Lugo fuera destituido por una abrumadora mayoría del Senado por "mal desempeño en sus funciones", admitió que le "preocupa" que ningún mandatario sudamericano haya manifestado un aval a su gestión.



Si bien no anticipó si concurrirá a la cumbre que se desarrollará en suelo mendocino, ratificó que mantendrá su posición de rechazar el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur.

La jefa de Estado argentino escribió desde su cuenta en Internet: "Sin lugar a dudas hubo un golpe en Paraguay, que es inaceptable. Todos creíamos que este tipo de situaciones estaban superadas en la región".



Al igual que el viernes, dirigentes del oficialismo y la oposición coincidieron en expresar un unánime repudio a la destitución de Lugo.



En tanto, la esposa del presidente Mujica declaró por radio Mitre que la embargaba un gran "dolor por el pueblo paraguayo que tanto ha sufrido".

Para Topolansky, "es constitucional lo que sucedió pero es ilegítimo".

Al considerar "clave" la posición que saldrá de la reunión de mandatarios la semana próxima, la senadora uruguaya reflexionó que "los pueblos cuando están unidos logran muchas cosas que de a uno no se logra. Paraguay no puede ser una isla en Latinoamérica, es parte de este continente y, además, del proyecto MERCOSUR".



Una voz discordante fue la del ex arquero de Vélez Sarsfield y del seleccionado paraguayo José Luis Chilavert, quien replicó que la destitución de Lugo "no fue un golpe de Estado".

Chilavert criticó duramente a los mandatarios de la UNASUR, principalmente a Cristina Fernández y a la brasileña, Dilma Rousseff.



"Como paraguayo me siento muy orgulloso del desempeño de los senadores y diputados de mi país porque no se han dejado avasallar por los cancilleres de la UNASUR que con sus maletines vinieron desde Río de Janeiro y quisieron comprar a los legisladores, pero se equivocaron", indicó.



Desde de Asunción, el ex futbolista apuntó: "Lo que me extraña es que la presidentas Fernández y Rousseff dicen que a Paraguay lo van a sacar de la UNASUR y MERCOSUR".

"Si a nosotros los paraguayos nunca nos ayudaron en nada", destacó Chilavert, quien le reclamó a las jefas de Estado de Argentina y Brasil "cuidar las palabras".
Fuente: 
Agencia DyN