Sábado, 23 Junio, 2012 - 11:39

El pase de las brasas una costumbre que se mantiene

Esta es la noche para dejar todo lo malo atrás: los vicios, las piedras que no nos dejan crecer como personas, los males que nos aquejan, las enfermedades que nos desvelan. En cientos de esquinas del país se encenderá la tradicional Fogata de San Juan y el fuego será de nuevo el purificador que todos los años promete la renovación.

La tradición indica que a la medianoche un enorme muñeco debe prenderse fuego y llevarse con él todos los anhelos de cambio.



Tanto en Chaco como en corrientes muchas familias mantienen intacta las celebraciones de San Juan y con festejos en comunidad piden las gracias por conceder y los agradecen al santo por lo recibido.