Viernes, 22 Junio, 2012 - 13:08

Perú
Más de 30 muertos, 24 de ellos niños por la ola de frío

La ola de frío que todos los años padece la sierra peruana empezó a manifestarse con fuerza en el departamento de Puno,

Ya han muerto más de 30 personas, de ellas 24 niños menores de cinco años.



Cada año, los departamentos peruanos del altiplano sufren el descenso de las temperaturas, lo que produce decenas de muertes por problemas respiratorios graves, como la neumonía, así como la pérdida en la producción ganadera, según reportó la agencia DPA.



El miércoles, el ministro de Salud, Alberto Tejada Noriega, arribó a la región de Puno, para "encontrar los mecanismos necesarios para mejorar la salud en las regiones más alejadas", señaló.



"Ello supone verificar adecuadamente la implementación y ejecución del presupuesto con que cuentan las regiones", agregó.



Diferentes comunidades de Puno, como la comunidad de Chichillapi, en la zona alta de la provincia de El Collao, no cuentan con suficientes herramientas para poder afrontar las inclemencias del clima.



Según demostró un informe de televisión, los centros médicos más cercanos se encuentran a casi cinco horas de camino, pues los pobladores deben hacer el recorrido de varios kilómetros a pie.



Los niños son los más afectados por el intenso frío. El año pasado, las bajas temperaturas cobraron la vida de más de 60 pequeños.



Asimismo, el Ministerio de Economía y Finanzas ha designado un presupuesto de más de 123 millones de soles (unos 220 millones de pesos) para la atención de la población afectada por el frío.



Según el plan de intervención creado por la entidad estatal, se construirán almacenes y centros de distribución de frazadas, prendas de abrigo, medicinas, forraje y agua. También tienen prevista la construcción de centros de capacitación para poblaciones vulnerables y programas de prevención en salud.



Puno, departamento que se encuentra a más de 4000 metros sobre el nivel del mar, es el más perjudicado por las bajas temperaturas. Las comunidades como Chichillapi están constituidas por campesinos que se dedican a la producción pecuaria y no cuentan con servicios básicos de salud y educación.
Fuente: 
Telam