Viernes, 22 Junio, 2012 - 08:30

En Sáenz Peña
Con más de 200 casos de déficit nutricional revertidos, sigue trabajando la unidad de seguimiento

Y trabaja también en generat oportunidades laborales para las madres, y colabora con la tramitación de transferencias sociales directas.

También promueve la creación de huertas familiares. En lo que se sintetiza como un trabajo integral con la población que presenta alteraciones  nutricionales, la Unidad de Seguimiento Nutricional logró mejorar los valores de peso y talla de 204 niñas y niños de Sáenz Peña.



La tarea que comprende desde la entrega de módulos alimentarios diferenciales, talleres sobre alimentación saludable y controles sanitarios periódicos.



La unidad conducida por el médico Ignacio Arano trabaja de manera coordinada con doce centros de salud para atender a la población con problemas nutricionales y también para prevenir posibles casos desde la concepción, cuando las madres presentan bajo peso y mala alimentación.



Este espacio coordinado por el Ministerio de Desarrollo Social y que completan la cartera educativa y la de Salud hizo hincapié en la Ciudad Termal en la capacitación para enseñar a las personas en situación de desnutrición cómo alimentarse de manera adecuada. A partir del abordaje territorial de la población, se evalúan aspectos de aspectos de capacitación social, nutricional, de crecimiento y desarrollo, en niños y niñas con desnutrición.



TRABAJO INTEGRAL




En la delegación que la Unidad tiene en la Ciudad Termal y que conduce Norma Goy se inició una labor conjunta con el Registro Civil para efectuar los trámites del DNI de madres, niñas y niños. Acciones similares se llevaron a cabo con el Anses para agilizar el acceso a transferencias sociales directas como la Asignación Universal por Hijo y pensiones no contributivas.



Otra acción que se realiza es la creación de huertas familiares. Para ello se coordina con el programa Pro Huerta que depende del INTA, y las madres reciben semillas, y puedan producir
alimentos sanos, naturales y nutritivos.



También se trabaja con las madres en la producción de cestos a fin de generar emprendimientos que generen ingresos genuinos, mientras que con Educación se acordó la provisión de 300 conjuntos escolares para las niñas y niños que integran el programa.