Jueves, 21 Junio, 2012 - 18:15

Apelan millonarias fianzas para liberar a Schoklender y a Gotkin

La Cámara Federal porteña deberá revisar las fianzas que impuso el juez Norberto Oyarbide para cumplir con la orden de excarcelación.

La Cámara Federal porteña deberá revisar las fianzas que impuso el juez Norberto Oyarbide para cumplir con la orden de excarcelación que ese mismo tribunal emitió en beneficio de Pablo Schoklender y del contador Alejandro Gotkin, ambos detenidos en el marco de la causa por presunto desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo destinados a viviendas sociales.



Es que las defensas de Pablo Shocklender y Gotkin consideraron que no está justificada la decisión de imponer fianzas y consideraron desproporcionado el monto de cuatro y dos millones de pesos establecido para cada uno, respectivamente.



La Sala I de la Cámara dispuso el martes pasado las excarcelaciones, pero dejó en manos de Oyarbide la forma de concretar esas libertades.



El martes por la noche el magistrado fijó entonces fianzas para permitir que los imputados salgan de la cárcel de Ezeiza pero hoy, tras el feriado, los defensores se presentaron en los tribunales federales de Comodoro Py 2002 para impugnar esas cifras.



Pablo Schoklender y Gotkin están sospechados de ser organizadores de una asociación ilícita que habría encabezado Sergio Schoklender -aún detenido- con el objetivo de desviar a cuentas propias fondos entregados por el Estado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo para la construcción de viviendas sociales.



Mediante un escrito de seis páginas, el abogado Pablo Slonimsqui, defensor de Schoklender, indicó que "no se alcanzan a comprender las razones que motivaron a fijar, a los fines de disponer la inmediata libertad, una caución real de cuatro millones de pesos, suma orientada a garantizar la comparecencia del imputado frente a eventuales citaciones del tribunal".



"Resulta evidente, notorio, manifiesto y ostensible que el monto de la caución fijada resulta lista y llanamente inalcanzable para mi defendido y se erige como un obstáculo insalvable para que pueda recuperar su libertad", subrayó el escrito.



Con ironía, el abogado respondió a la consulta: "Somos optimistas, ya juntamos 13.500 pesos para pagar la caución".



Por su parte, el abogado Nicolás Maciel, defensor de Gotkin, también apeló la decisión del juez Oyarbide: dijo que no estaba justificada la resolución de poner una fianza, y que tampoco se explicaba por qué la cifra de dos millones de pesos.



En ese sentido, el juez estableció ese monto en virtud de propiedades cuya titularidad atribuye a Gotkin, pero la defensa planteó que esa situación todavía no fue determinada en el expediente principal en el que el contador ni siquiera está procesado y niega ser el dueño de los bienes que se le atribuyen.



Oyarbide dio por sentado para fijar la fianza que los bienes son de Gotkin, pero en el expediente en el que se investigan las presuntas irregularidades en la Misión Sueños Compartidos ello ni siquiera fue establecido por el propio juez.



Por su parte, Pablo Schoklender criticó otro de los puntos que fijó Oyarbide para caucionar su excarcelación: "Abstenerse de intervenir en cualquier asunto que involucre alguno de los aspectos de las maniobras por las que fuera indagado".



"Esta imposición del tribunal resulta insólita, a la vez que proyecta una intolerable incertidumbre sobre cuáles serán las conductas que mi defendido deberá abstenerse de realizar, en tanto lo genérico e impreciso de la referencia señalada sugiere la existencia de un inmenso universo de situaciones -algunas de ellas imprescindibles para el ejercicio de los derechos más elementales de toda persona imputada- que podrían interpretarse como una intervención en cualquier asunto que involucre alguno de los aspectos de las maniobras por las que fue indagado", resume el escrito.
Fuente: 
Agencia DyN