Martes, 19 Junio, 2012 - 07:40

El arreglo fue hace 4 años con los Eskenazi
El hijo de Slim negó que su padre haya comprado acciones de YPF

El hijo del magnate mexicano aseguró que el desembarco "no fue una compra”, sino la concreción de una garantía ante bancos.

Carlos Slim Domit, hijo del magnate Carlos Slim, quien recientemente se quedó con 8,4% de las acciones de YPF, afirmó hoy aquí que el desembarco en la petrolera del grupo que lleva su nombre “no fue una compra de acciones, sino el ejercicio de una garantía financiera”, algo en lo “que se trabajaba hacía cuatro años”.



En diálogo con DyN en el Hotel Hilton de esta ciudad, el heredero de la mayor fortuna mundial según la Revista Forbes, sostuvo que “nuestra presencia en YPF no es como se la presentó en la Argentina”.



Así, relativizó las afirmaciones del gobierno argentino en cuanto a que su padre había efectuado una compra estratégica, lo que la presidenta Cristina Fernández calificó el viernes pasado en Nueva York como "una buena noticia".



Ese día, las acciones de YPF subieron 8% en las bolsas, mientras que hoy también tuvieron comportamiento positivo, aunque menor.



De acuerdo con una nota enviada a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, YPF convocó a una asamblea de accionistas para el próximo 17 de julio, a las 11.

“No fue una compra, sino ejercer las garantías que estaban en poder de los bancos” ante la falta de pago de un préstamo que había obtenido el Grupo Petersen, de la familia Eskenazi, para entrar en YPF, señaló en declaraciones a esta Agencia.



La semana pasada, se anunció que una de las empresas de Slim padre se hizo de 8,4 por ciento de las acciones de YPF, según informó la petrolera cuya mayoría fue expropiada por el Estado a la española Repsol.



En un aparte en medio de las deliberaciones del denominado Business 20 (B20), una actividad paralela a las delibereciones del Grupo de los 20 (G20), el mexicano añadió que se trata de "una inversión de largo plazo en una de las empresas más relevantes del sector hidrocarburífero, en América latina”.



La operación fue por unos 343,9 millones de dólares.



“En la Argentina se quiso mostrar esta situación como una compra a partir del nuevo esquema (por la expropiación), pero la verdad es que trabajábamos en esto desde hace cuatro años. No fue una compra”, remarcó Slim Domit.



Con todo, el empresario destacó que la compañía “tiene mucho potencial”.

En 2008, el Grupo Petersen había conseguido un préstamo de 1.018 millones de dólares de un grupo de bancos integrado por Crédit Suisse, Goldman Sachs, BNP Paribas y Banco Itaú Europa.



A ellos se sumaron 1.015 millones de dólares que otorgó Repsol para adquirir 14,9 por ciento de YPF.



El año pasado, al comprar otro 10 por ciento de las acciones de YPF, la empresa de los Eskenazi pidió un préstamo de 670 millones de dólares al consorcio formado por los Banco Itaú, Standard Bank, Crédit Suisse y Citi y un monto similar a Repsol.

Ante la falta de pago de esos préstamos y a poco de la nacionalización de la petrolera, el Grupo Petersen no pagó los montos adeudados y así se produjo el ingreso de Slim.

Ahora, el Estado nacional tiene en su poder 51 por ciento de las acciones; 17,09 por ciento quedó para ser negociado en los mercados bursátiles; poco más de 12 por ciento es de Repsol, 8,4 por ciento de Slim y el resto, quedó en manos de un grupo de bancos.
Fuente: 
Agencia DyN