Sábado, 16 Junio, 2012 - 10:56

Ingenieros: actores de la Argentina del Tercer Milenio

En el Día del Ingeniero el académico detalló los desafíos de la profesión convencido de que “el progreso es empujado y sostenido a pura ingeniería”.

Más allá de algunas coyunturas, tengo la convicción que los argentinos estamos decididos a transitar la senda del progreso sostenido, en un viaje que está siendo movido y empujado a pura Ingeniería. Por eso, tengo la seguridad de que los ingenieros serán verdaderos protagonistas de la Argentina del Tercer Milenio.



Quienes estamos vinculados a la Facultad de Ingeniería de la UNNE encaramos el rol que nos corresponde, con responsabilidad y compromiso, pues ya estamos preparando ingenieros capaces de dar una respuesta elocuente al desafío de poner a nuestro país de nuevo en marcha, ingenieros social y ambientalmente responsables; en fin, estamos formando verdaderos buenos ciudadanos.



Las perspectivas de oportunidades para el ingeniero en este nuevo milenio son fantásticas. Las grandes empresas, sea cual fuere su rubro, buscan incorporar ingenieros a sus filas, porque hay un convencimiento que Ingeniería es una de las carreras con formación más “ecléctica”.



Nuestra Facultad de Ingeniería nunca fue ni nunca será eso que algunos llaman un “enseñadero”, algo parecido a aquellos viejos almacenes de ramos generales, que tenían de todo, pero no siempre de la mejor calidad. Muy por el contrario, siempre –y más ahora- se trabajó sobre la base de alimentar el espíritu y la pasión de nuestros alumnos, tratando de despertar y hacer florecer sus talentos y su creatividad, buscando preparar profesionales competentes. Siempre –y lo digo desde la perspectiva de un ingeniero que acaba de celebrar las Bodas de Plata con la profesión- hubo un clima que hizo y hace que exista entusiasmo y pasión por aprender.



Pero los talentos no siempre están a la vista y es necesario buscarlos. Y me atrevo a afirmar que esa es la “marca registrada” de nuestra Facultad: generar condiciones para que esos talentos surjan y prosperen.



Un mundo en permanente cambio, donde las reglas también cambian, requiere soluciones novedosas y, sobre todo ingeniosas, tal vez inexistentes hoy en día. Ése es un escenario que no amedrentará a los Ingenieros de la UNNE, a los que formamos en el conocimiento de las tecnologías y en el dominio de la técnica. Ese mundo vasto y complejo es el ámbito donde se desarrollarán profesional y humanamente los Ingenieros de la UNNE y, sin dudas, conseguirán ser verdaderos protagonistas de la Argentina del Tercer Milenio.



(*) Decano de la Facultad de Ingeniería – UNNE