Viernes, 15 Junio, 2012 - 20:03

La UCR critica la utilización de fondos de Anses

La dirigencia nacional de la Unión Cívica Radical asegura que el oficialismo “utiliza el dinero de los jubilados para otros fines”.

Ricardo Gil Lavedra, presidente del Bloque de Diputados Nacionales, Mario Barletta, presidente del Comité Nacional y Luis Petcoff Naidenoff, presidente del Bloque de

Senadores Nacionales firmaron el comunicado que se transcribe a continuación:



El oficialismo se arroga el derecho de elegir qué sentencias de la Corte Suprema ha de cumplir. Así, en Santa Cruz, no cumple con el fallo que lo obliga a reponer en su cargo al Procurador Sosa, removido por la grave falta de ser independiente. El gobierno nacional incumple el fallo “Perfil”, y sigue perjudicando a esa editorial con el reparto arbitrario de la publicidad oficial. Ahora, a través del Director de la ANSeS, ha dicho que no puede cumplir con las decisiones de nuestro más alto tribunal respecto de la actualización de las jubilaciones (fallos “Badaro” y “Eliff”), lo que conduce a la inmoral consecuencia de condenar a millones de jubilados a tener que recurrir infructuosamente a la justicia para obtener lo que en derecho les corresponde.



El gobierno nacional tampoco cumple con los requerimientos constitucionales de la coparticipación federal, pues sigue detrayendo de la masa coparticipable recursos que ya no le pertenecen, como el 15% destinado en su momento a apoyar el sistema público por la aparición de las AFJP (que representó en 2011 más de $ 32.000 millones), o el producido del impuesto al cheque que no escapa a la regla general de la coparticipación (que ascendía en 2011 a más de $36.000 millones, de los que solo se coparticipa un 30%). Varias provincias han tenido que recurrir a la propia Corte en procura de salvaguardar las bases de nuestro sistema institucional. Muchas provincias, además, se encuentran en crítica situación fiscal, con serios inconvenientes para afrontar sus gastos corrientes. Solo en los cinco primeros meses de 2012, las transferencias a las provincias de recursos de origen nacional han aumentado 23% con respecto al mismo período del año anterior, es decir, por debajo del nivel de inflación. Si se compara 2010 y 2011 para los mismos meses, el aumento observado es de 35%. Las provincias, en consecuencia, se encuentran atadas a la suerte de un gobierno unitario, demagógico y miope.



No obstante, el gobierno utiliza el dinero de los jubilados para otros fines. Entre otras cosas, la ANSeS financia la Asignación Universal por Hijo, el Programa Conectar Igualdad (la entrega de netbooks) o Proyectos Productivos mediante préstamos a distintas empresas. También financia al Tesoro Nacional. No es cuestionable la implementación de esas iniciativas, sí lo es que se afronte con dinero de los jubilados, no con recursos del Tesoro. Este comportamiento convierte los aportes previsionales en una carga fiscal para los trabajadores, dado que al desfinanciar el Tesoro al ente que debería salvaguardar sus aportes para el momento de su retiro, sujeta de manera peligrosa su ingreso futuro a las contingencias económicas de la coyuntura por venir.



Ahora, con un inocultable propósito demagógico, la Presidenta ha dictado un decreto de necesidad y urgencia, sorteando indebidamente la intervención del Congreso a pesar de hallarse éste reunido en sesiones ordinarias, estableciendo un confuso plan de acceso a la vivienda propia (PROCREAR) financiado, otra vez, con dinero perteneciente a los jubilados.



La enumeración de las circunstancias que anteceden, demuestra que las cosas no están en orden en la Argentina. El gobierno tiene que restablecer el equilibrio fiscal federal, gravemente distorsionado en los últimos años, devolviéndole a las provincias lo que les pertenece legítimamente. El dinero destinado a solventar el sistema de previsión debe ser utilizado exclusivamente en beneficio de la clase pasiva, no para otros gastos que deben solventarse con recursos presupuestarios específicos.



En los países avanzados del mundo, los fondos previsionales se colocan en diversas inversiones –lo que favorece el crédito y dinamiza la economía- pero con la finalidad primordial de obtener réditos que permitirán atender y mejorar los haberes de jubilados y pensionados. En la Argentina actual, hemos puesto patas para arriba el sistema: son los ancianos, con sus menores ingresos, quienes financian cualquier aventura fiscal del gobierno.



La UCR exhorta al gobierno nacional a que retome el rumbo que la Constitución, las provincias y nuestros ancianos reclaman.



Los funcionarios del Poder Ejecutivo carecen de atribuciones para cumplir o incumplir fallos de la Corte Suprema según les parezca conveniente. Las declaraciones del Director de la ANSeS y la conducta del gobierno nacional al respecto constituyen un escándalo institucional y una grave afrenta al la equidad social y al federalismo. Una mayoría circunstancial no legitima la violación manifiesta de la Constitución Nacional.