Viernes, 15 Junio, 2012 - 16:05

Capitanich expuso sobre coincidencias y divergencias en la relación con Estados Unidos

Según indicó una de las principales divergencias se da en materia del posicionamiento estratégico a nivel internacional.

El gobernador Jorge Capitanich indicó que, durante su viaje por Estados Unidos, expuso en un panel junto a profesores y estudiantes de la Universidad de Georgetown, al tiempo que mantuvo una reunión con directivos y funcionarios norteamericanos ante quienes disertó sobre las coincidencias y divergencias existentes con el mencionado país.



Durante todas las reuniones, “hemos destacado que con Estados Unidos tenemos coincidencias y divergencias. Coincidimos respecto al rol de Argentina en el tratado de no proliferación nuclear, que permite, junto a 47 países, el uso de tecnología nuclear con fines pacíficos, donde nuestro país es muy reconocido, así como en la reconocida acción de nuestro país por su tarea junto a la NASA”.



“Coincidimos además en el desarrollo de la democracia de los países, los derechos humanos, y obviamente a la libertad de expresión, aunque es en ese marco donde tenemos disidencias históricas”, resaltó.



Una de las principales divergencias se da en materia del posicionamiento estratégico a nivel internacional. “Un ejemplo claro es que no coincidimos con la posición de Estados Unidos en Honduras que implicó la destitución del ex presidente Zelaya”, resaltó.



Además, agregó que desde Chaco y Argentina hay una firme oposición y rechazo “a la posición de aliado estratégico de Gran Bretaña con Estados Unidos, y que permite un posicionamiento de 10 de los 16 territorios en disputa a nivel internacional por parte del país europeo”.



NARCOTRÁFICO, COMERCIO E INMIGRACIÓN



En el marco del debate académico, “por lo general, Estados Unidos en lo concerniente a sus relaciones bilaterales con países de América Latina, pone énfasis en tres cuestiones vinculadas con el narcotráfico, comercio e inmigración. “En ese contexto, nosotros le hemos planteado que todos estos temas están muy vinculados”, dijo el gobernador.



“Si bien el tema narcotráfico y el de inmigraciones son internos con incidencia política y electoral en Estados Unidos, también es parte del mismo problema que tiene que ver con un sistema financiero, de inversiones y de comercios, absolutamente injustos y regresivos con América Latina”, manifestó.



En cuestión del narcotráfico, recordó que en el mundo se percibe que Estados Unidos es el primer consumidor, y Brasil el segundo. En segunda instancia, se apunta como la ruta de distribución de la droga por América Latina, África, Europa y desde allí, un fuerte mecanismo de entrada al principal mercado que es justamente Estados Unidos”, señaló. Luego destacó que en tercer lugar, Argentina tiene serias objeciones respecto de los mecanismos de lavado de dinero que proviene del narcotráfico.



“Estados Unidos es el principal país donde se lava dinero del narcotráfico, y el problema no es vinculado a las restricciones desde el punto de vista financiero, sino al lavado del punto de vista del pago en especie, que repercuten en resultados desastrosos para el pueblo de Latinoamérica”, dijo.



“Tener 60.000 muertos en México tiene que ver con un gran problema, las drogas las consumen en Estados Unidos, lavan el dinero en ese país- una tonelada de mil dólares puede pasar a 100.000 dólares en una red de intermediación- y los muertos y principales damnificados quedan en América Latina”, agregó.



De manera vinculante, en consecuencia, “lo que se observó en el narcotráfico es que hay una modalidad donde muchos de estos sistemas de lavados en empresas, tienen que ver con la capacidad de absorción y de pérdidas para operaciones de lavado en firmas legales”.



En ese marco ejemplificó que “con fondos del narcotráfico compran empresas y son capaces de vender un producto a pérdida en el funcionamiento de sus empresas, destruyendo parte de las economías respectivas. O peor aún, comercializan en especies, es decir que se pagan en drogas, generando batallas campales y muertes entre los denominados carteles”, destacó.



De esta manera el narcotráfico se vincula con el comercio, que luego se relaciona con la inmigración. Por ejemplo, en Estados Unidos tienen picos arancelarios, subsidios distorsivos, medidas parancelarias, y hasta barreras por protección del derecho del consumidor y otras de impacto ambiental, a las que se suman otras como el sistema Dumping.



“Todas esas restricciones, impiden el desarrollo de nuestras empresas y con ello impiden la generación de empleos, que lleva a que mucha gente tenga que buscar una salida yendo a países centrales, como por ejemplo Estados Unidos.



Es decir que la inmigración es consecuencia de un problema que es el crecimiento absolutamente inarmónico en el mundo producto de las restricciones impuestas los países centrales. “Restricciones desde el manejo antojadizo de los organismos internacionales de crédito, de políticas nocivas para nuestros países, de impulsos a medidas para destruir nuestras economías. Si el mundo tuviera un comercio internacional justo, por ejemplo la ONU, tendríamos un sistema de representación de intereses con relaciones inter-pares, con igualdad”, graficó.



La inmigración es un problema de búsqueda de oportunidades laborales que no pueden generar el resto de los países del mundo en virtud de estas restricciones comerciales y financieras. Y en definitiva todo está relacionado con el narcotráfico y está vinculada a un esquema de injusticia internacional vinculada a la acción de los poderosos respecto de los débiles.



SOBERANÍA NACIONAL E IGUALDAD INTERNACIONAL



Dentro de las diferencias que existen con Estados Unidos, Capitanich reivindicó “la soberanía Argentina sobre Malvinas”, al tiempo que destacó que “se exige que todos los países deben tener una instancia de diálogo para solucionar conflictos, tal cual lo dijera nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner”.



Capitanich señaló que con Estados Unidos no se coincide “con la actual organización vigente desde 1947 del sistema de Naciones Unidas, con aquel principio que establece que manda el más fuerte. Actualmente el sistema político internacional debe ser multilateral en serios”, dijo.



No compartimos la existencia de un Consejo de Seguridad con derecho a veto ni de miembros permanentes y no permanentes. Además repudiamos claramente la acción directa de Estados Unidos en muchos territorios vinculados efectivamente al ejercicio de gobiernos ilegales o dictatoriales, que violan los derechos humanos”, ratificó.



En el marco del deseo de las relaciones entre países, finalizó: “Tenemos que vivir en un mundo con un sistema amplio y democrático construido con una base de pie de igualdad”.