Viernes, 15 Junio, 2012 - 14:25

¿Crisis o delirio snob? Llegaron los zapatos de mondongo

Marcos shabby chic, sillones Luis XV, juguetes del abuelo, ropa y peinados de los 50... En la feria de la vanguardia, lo vintage y lo retro tienen un lugar.



Porque en Puro Diseño, el espacio donde nuevos diseñadores muestran sus creaciones y otros consagrados como Martín Churba o Benito Fernández marcan el camino, lo nuevo inevitablemente tiene conexión con lo viejo. Y esta relación se vislumbra en los estilos y en los materiales usados, ya que una de las premisas de quienes participan de la muestra es reciclar lo que no se usa o quedó obsoleto y recuperar aquellos materiales nobles de antaño.



Con más de 400 expositores, la feria abrió sus puertas ayer en el predio de La Rural y se podrá recorrer hasta el miércoles próximo, de 13 a 22.



Su primer día fue intenso. Muchas personas se acercaron a ver las novedades y recorrer los stands, que muchos eran un ejercicio de ingenio y de diseño. La consigna desde los organizadores era jugar con las puestas y crear un concepto. Como el que ideó Doris Viñas, que diseña joyas y patentó un sistema de cierre de sus collares que ha sido un boom, y decidió jugar con cremalleras para reforzar la idea del cierre. O la propuesta de Visceral, el stand más original, que montó una carnicería de "las de antes" para exhibir sus zapatos, carteras y accesorios. La idea tenía que ver con el producto: hecho a base de mondongo de vaca curtido. La oferta del día: "zapato de mondongo". Hay chatitas por $ 400, botitas por $ 650 y cinturones y carteritas por $ 200.



"Logramos transformar algo desagradable en un objeto de deseo", explicó Nahuel Correa, socio de Visceral, que junto con la diseñadora Lori Carini atendían con delantal y gorra de carnicero. El packaging era acorde: bandeja de telgopor y film trasparente. "¿Me lo tengo que llevar así?", preguntó una compradora de cinturón de mondongo.



La indumentaria tiene un papel preponderante, aunque este año la competencia con equipamiento (muebles y objetos para la casa) es dura. Y la joyería mostró que es un rubro en pleno auge desde las propuestas cada vez más originales, como la de Luz Arias o Lorena Sosa, y desde la cantidad de expositores, que aumenta año a año. Quienes quieren jugar a ser joyeros el espacio "Joyeros en acción", habilita a diseñar collares, anillos y aros.



El diseño sustentable por primera vez tuvo un lugar especial. Muchos materiales como cartón, bambú y otros obtenidos a partir de objetos reciclados tienen un lugar importante y están identificados como "verde".
Fuente: 
La Nación.