Viernes, 15 Junio, 2012 - 08:56

Correo de nuestros lectores
¿Despenalizar el consumo de drogas?

Un análisis que trata sobre el "argumento falaz" de las libertades individuales para el consumo de drogas.

Uno de los argumentos sustentados por quienes promueven la despenalización de las drogas se funda en la supuesta libertad que debe tener cada uno para decidir lo que hace con su vida.



Esto es una falacia porque todas las drogas, aun la marihuana, reducen enormemente la lucidez mental, y así el adicto que se encuentra en un puesto de responsabilidad (personas que tienen personas a cargo, desde un chofer, capataz, o funcionario), puede poner en riesgo las vidas que dependen de que tome las decisiones correctas.



La mejor forma de atacar la problemática de las drogas es con información real.

Las razones detrás del problema de las drogas están sustentadas sobre datos falsos que circulan sobre el tema, que son una barrera muy grande para la resolución de esta problemática.



Las personas han utilizado las drogas desde que han tratado de aliviar el dolor y evitar los problemas. Sin embargo, al principio de la década de 1960 las drogas empezaron a utilizarse de manera más generalizada. Antes de esa época eran poco frecuentes. Pero en esa década su uso se generalizó a nivel mundial, y un gran porcentaje de personas se convirtieron en consumidores de drogas.



Por drogas (por mencionar algunas) quiero decir tranquilizantes, opio, cocaína, marihuana, paco, anfetaminas; y el legado de los psiquiatras al hombre: el LSD y el polvo de ángel, que son las peores. Se incluye cualquier droga médica; las drogas son las drogas. Existen miles de marcas y de términos de jerga para nombrar estas drogas. El alcohol también se clasifica como droga.

Se supone que las drogas hacen maravillas, pero lo único que en realidad consiguen es arruinar a la persona.



Los problemas de las drogas no terminan cuando la persona deja de tomarlas. Los efectos acumulados por haberlas usado pueden dejarle a uno severamente dañado, tanto física como mentalmente. Aún alguien que haya estado alejado de las drogas durante años, sigue teniendo "períodos en blanco". Las drogas pueden perjudicar la habilidad de la persona para concentrarse, trabajar, aprender (sobre todo en el sistema educativo en donde siempre me desempeñé); en pocas palabras pueden destrozar una vida.



Sin embargo, aunque los peligros y los riesgos de las drogas son descaradamente obvios y cada vez mejor documentados, las personas siguen usándolas.



¿Por qué?

Cuando una persona está deprimida o sufre dolor, y no encuentra alivio físico en un tratamiento, llega a descubrir que las drogas hacen desaparecer sus síntomas.

Esto también ocurre con dolores que son "psicosomáticos". El término "psicosomático" significa que la mente hace que el cuerpo se enferme y se refiere a enfermedades causadas por medio de la mente. "Psico" se refiere a la "mente" y "soma" se refiere al "cuerpo".



En la mayoría de los casos de dolor, enfermedad o malestar psicosomático, la persona busca algo que cure el trastorno.



Cuando al final descubre que sólo las drogas le proporcionan alivio, se rinde ante ellas y se vuelve dependiente de ellas; hasta llegar, con frecuencia, a la adicción.

Años antes, si hubiera existido otra solución, la mayoría de las personas la habrían adoptado. Pero cuando se les dice que no hay otra cura, que sus dolores son "imaginarios", la vida puede volverse insoportable. Entonces pueden convertirse en personas que utilizan drogas de forma crónica y están en peligro de volverse adictas.

Claro que el tiempo que se requiere para hacerse adicto varía. El problema puede ser sólo "tristeza" o "fatiga". De cualquier forma, la habilidad para enfrentarse a la vida se reduce.

Cualquier substancia que produzca alivio o haga la vida menos pesada, en el aspecto físico o mental, será bienvenida.



En un entorno poco estable e inseguro, las enfermedades psicosomáticas están muy extendidas.



Es demasiado fácil culpar del problema de las drogas a la, "inestabilidad social" o al "ritmo frenético de la sociedad moderna", o argumentar “vamos a dejar de perseguir a los perejiles y vamos a combatir el narcotráfico”, para justificar lo indefendible.



El hecho sólido y real es que, hasta el momento, no ha existido una psicoterapia efectiva de uso generalizado. El resultado es una población que depende de las drogas.



Se ha encontrado que los que usan drogas lo hacen por sufrimiento físico o por desesperanza y he conocido y trabajado con ellos en rehabilitación en otro país, no me lo han contado.

El que utiliza drogas impulsado por el dolor o por la condición desesperanzada de su entorno, seguirá utilizándolas. Aunque no quiera ser adicto, siente que no hay otra solución a su problema.



Sin embargo, con el tratamiento adecuado, la dependencia de las drogas puede resolverse por completo.

La persona deja de necesitar drogas tan pronto como puede sentirse, tanto a nivel físico como mental, más sana y competente sin tomarlas, que como se sentía tomándolas.

La psiquiatría ha considerado con desdén que la adicción a las drogas "no es importante" y el problema social del uso de las drogas no ha recibido atención por parte de los psiquiatras. Por el contrario, ellos introdujeron el LSD y lo popularizaron; además muchos de ellos son traficantes de drogas.



Los organismos gubernamentales de países del primer mundo, han tenido un fracaso evidente en detener el incremento del consumo de drogas y no existe una cura verdadera o de uso generalizado.



El riesgo que representa la persona que usa drogas, aún después de dejarlas, es que su mente se "queda en blanco" en momentos inesperados; tiene períodos de irresponsabilidad y tiende a enfermarse con facilidad.



Existe una tecnología que ha podido erradicar los daños más graves en las personas que han tomado drogas y también ha logrado que esas personas no deseen una adicción posterior, ni la necesiten.



Esta “tecnología precisa”, no sólo saca a la persona de las drogas sin causarle dolor, sino que incluso se encarga de resolver los efectos físicos, mentales y espirituales que causan; y localiza y resuelve por completo la razón básica por la que la persona empezó a tomar drogas. No existe otro medio para lograr esto con certeza.



(*) DNI Nº14.940.587

Don Bosco 546-3ºb. Resistencia

3624722030 [email protected]