Miércoles, 13 Junio, 2012 - 20:32

Divorcio salvaje

Se acabó el amor. Tras 36 años de convivencia, dos tortugas gigantes fueron separadas porque ya no se soportaban.

La decisión fue tomada luego de que Bibi, la hembra, mordiera a Poldi, el macho. Ambas tienen 115 años.

"Bibi mordió a Poldi. Hasta ese día habían convivido siempre de forma pacífica", explicó a la agencia de noticias AFP Elga Happ, directora del zoológico Klagenfurt, situado al sur de Austria.



"De pronto Bibi no soporta más a Poldi", resumió Happ. En la pelea tuvieron que intervenir empleados del zoológico y distraer a la tortuga con tomates “para evitar que suceda algo grave”, apuntó.



Hasta el momento, el "el brusco cambio de conducta de Bibi sigue siendo un misterio”, sostuvo la cuidadora, quien especuló con que la avanzada edad de ambas –115 años- tenga algo que ver.



La única certeza es que Bibi y Poldi y ya no tienen un futuro juntas.
Fuente: 
Clarín