Sábado, 9 Junio, 2012 - 17:44

Le confesó que era infiel, la mató y quedó libre

Un taxista asesinó a su esposa de 10 cuchillazos tras escuchar de su boca que "gozaba con otro hombre".

La justicia de Córdoba cree que actuó bajo "emoción violenta" y por eso lo condenó a sólo 3 años de cárcel, aunque seguirá en libertad



Le dijo en la cara que le era infiel, él la apuñaló hasta matarla y quedó libre



Un hombre que asesinó a su mujer de 10 puñaladas fue liberado por la Justicia de Córdoba al considerar que actuó en un estado de “emoción violenta” y “arrebato pasional”.



Sucede que el taxista Carlos Molina (47) habría escuchado a su esposa, según declaró, decirle que volvería con Juan (su ex pareja) porque “él es un hombre de verdad” y siempre la “hizo gozar”.



"Lo único que recuerdo es que agarré la cuchilla, nada más” , le dijo Molina a los jueces de la Cámara 6ª del Crimen de Córdoba. Los magistrado dieron crédito a la argumentación del imputado y lo condenaron a una pena condicional de tres años por haber asesinado de 10 puñaladas a su esposa , con la que llevaba 13 años de casada y compartía la crianza de 3 hijos.



Según publica hoy el diario Clarín, el hombre seguirá en libertad, tal como llegó al juicio. La fiscal María Inés Ferreira había pedido la misma condena que luego le aplicaron los jueces Alberto Crucella, Daniel Ottonello y Julio Guerrero Marín.



El crimen tuvo lugar en el atardecer del martes 17 de julio de 2007, cuando Molina hirió mortalmente a Elsa Susana Cano en su casa del barrio El Quemadero, en la zona norte de la ciudad de Córdoba. Ese día la mujer cumplía 35 años.



El fallo de los jueces fue argumentado a partir de las declaraciones del acusado, quien relató los dichos de la mujer en el momento previo al homicidio, lo que habría influenciado el ataque.



Según Molina, su esposa lo humilló con sus palabras: “A él siempre lo seguí amando”. “Perdí 13 años de mi vida con vos, no pienso volver acá”. Y cuando el taxista le imploró recomponer la relación, la mujer fue más dura: “Callate che, boludo ‘gorreado’ (en Córdoba, hombre que padeció una infidelidad).



En ese instante Molina agarró un cuchillo de unos 20 centímetros de hoja y le dio seis puñaladas a su mujer en el tórax y abdomen, y otras cuatro en los brazos y el cuello.
Fuente: 
Infobae.com