Jueves, 7 Junio, 2012 - 20:41

Moyano quiere la eliminación del Impuesto a las Ganancias y Micheli podría acompañarlo

Los gremios buscan consensuar un proyecto de modificación del impuesto con la UCR y otras fuerzas opositoras. Se acordó trabajar en comisiones con los distintos sectores.





Las principales autoridades del radicalismo se reunieron hoy con la cúpula de la CGT, liderada por Hugo Moyano, para avanzar en un proyecto consensuado de modificación del Impuesto a las Ganancias junto a CTA y otras fuerzas opositoras.



La CGT impulsa la eliminación del impuesto y presentó esa alternativa a la CTA, que también podría acompañar una propuesta en ese sentido, mientras que el radicalismo busca la elevación del mínimo no imponible.



Luego de la reunión que mantuvieron ayer con la CTA de Pablo Micheli, los radicales visitaron por la tarde la sede de la CGT sobre la calle Azopardo y durante casi dos horas discutieron sobre cuestiones como la inflación, su impacto sobre el salario y el "enfriamiento de la economía".



Al término de la reunión con la CGT, el titular de la UCR, Mario Barletta, destacó la importancia de "lograr en un tiempo inmediato un proyecto consensuado" sobre el mínimo no imponible de Ganancias que, a su criterio, es un tema que "ya parece falto de sentido común" por los perjuicios que recaen sobre los trabajadores. Julio Piumato, del sindicato de judiciales, coincidió con la postura de Barletta y remarcó que "la idea no es que haya un montón de proyectos sino uno solo" y por eso se acordó comenzar a trabajar en comisiones en el Congreso con los distintos sectores.



Sin embargo, confían en que lograrán un entendimiento sobre el tema para poder "forzar" el tratamiento en comisión de una iniciativa común, y presionar al Gobierno nacional para que atienda los reclamos.



En ambas reuniones, Barletta estuvo acompañado por los jefes de los bloques parlamentarios Ricardo Gil Lavedra y Luis Naidenoff, y los legisladores Gerardo Morales, Ricardo Alfonsín, Ernesto Sanz, Mario Negri y Nito Artaza.



Por la CGT, estuvieron Moyano, Piumato, Abel Frutos (Panaderos), Omar Plaini (Canillitas), Domingo Moreira (Ceramistas), Miguel Angel Paniagua (Espectáculos Públicos), y Hugo Moyano hijo.



Piumato destacó que "el diálogo es la base esencial de la convivencia, todos los partidos que nos piden reuniones, los recibimos", y calificó el encuentro como "altamente positivo, más allá de diferencias históricas o circunstanciales".

Los radicales remarcaron en varias oportunidades la buena predisposición de parte del sector sindical y relataron como un momento de distensión cuando sonó un celular con el tono de la marcha peronista, que dio lugar a bromas de ambas partes. El encuentro se produjo en momentos en que la CGT atraviesa un conflicto con el Gobierno nacional y es por eso que ahora busca aliados por afuera del kirchnerismo para poder llevar adelante sus demandas.



Moyano realizó cuestionamientos al Gobierno y, en especial, marcó los "problemas de forma" que tiene el Poder Ejecutivo, que califica a los sectores en "blanco o negro" de acuerdo a si respalda sus políticas o no.



También se discutió sobre la disparidad en las asignaciones familiares porque, según Piumato, "parece que hay hijos que valen más y otros menos", en alusión al importe que se percibe por la asignación universal por hijo que en algunos casos supera lo que reciben los padres trabajadores como beneficio por hijo. La próxima semana los radicales se reunirán con el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, y la próxima entrevista que pedirán será a la Mesa de Enlace, en pleno conflicto con el gobierno bonaerense por el revalúo inmobiliario.



Fuente DyN