Martes, 5 Junio, 2012 - 20:47

Como procurador general
El oficialismo respaldó el pliego de Reposo

Tras más de diez horas de audiencia, se logró el dictamen. El Senado tratará la candidatura el próximo martes.

El candidato a Procurador General Daniel Reposo tuvo hoy un duro examen de más 10 horas en el Senado, donde protagonizó momentos de gran tensión con los opositores, debió ser defendido por los principales legisladores oficialistas, encontró dificultades para explicar algunos puntos de su curriculum y dejó dudas sobre la aprobación de su designación.



Con bastantes dudas, Reposo defendió su designación durante más de 10 horas -comenzó a las 10.10 y finalizó a las 20.20- y quedaron serias dudas acerca de la aprobación de su postulación para la Procuraduría General de la Nación como reemplazante de Esteban Righi.



Tras varias preguntas que parecían incomodar al postulante, salieron en su auxilio el titular del bloque, Miguel Pichetto, quien argumentaba cerca de su oído, así como el presidente de la comisión de Acuerdo, Marcelo Guinle y varios senadores oficialistas.



Fueron particularmente duras las intervenciones de los radicales Gerardo Morales y Ernesto Sanz y el justicialista salteña Sonia Escudero.



Sanz comentó que si a los antecedentes presentados por Reposo se aplicara el mismo criterio que se usó para la selección de los últimos fiscales, hubiera salido en el puesto 60, entre los 62 candidatos que disputaron la fiscalía de la ciudad mendocina de San Rafael.



Incluso, Pichetto criticó el tono de las preguntas y de los comentarios que los senadores del radicalismo-Sanz y Luis Naidenoff- al señalar que "nunca se vio un proceso" así, porque "hay acá un rigor y una minuciosidad de detalles que no tiene antecedentes".



Entre los puntos polémicos de su intervención, Reposo dijo que no se excusaría de actuar en la causa Ciccone, en la que la Justicia investiga la participación del vicepresidente Amado Boudou pero puntualizó que "una cosa es pertenecer a un modelo y otra pertenecer a una persona. Estoy en todo de acuerdo con un modelo de trabajo y de inclusión, pero no tengo vinculación desde el punto de vista político", aclaró.ð En cambio, dijo que se "excusaría" de actuar en causas que involucren a las empresas Clarín y La Nación, a partir de declaraciones suyas en contra de esos medios de comunicación.



Negó que esté imputado por la compra autorizada por la SIGEN en 2009 de 19 automóviles de alta gama para el Ministerio de Economía y solo mencionó que "hay dos causas que aún siguen en tramite que no se ha pedido siquiera indagatoria".



El postulante admitió "no conocer la resolución" de su antecesor, Esteban Righi, que convocó a un concurso para designar a fiscales federales, aunque aclaró que "conoce el proceso de selección" de los miembros del Ministerio Público y se propone agilizar el sistema.



Reposo se pronunció a favor de una "mayor amplitud en materia de información de prensa", aunque se definió a favor de que los poderes del Estado "regulen" la actividad periodística en materia de difusión de algunos tipos de delitos.



También dijo que estaba a favor de que jueces y magistrados paguen el Impuesto a las Ganancias y afirmó que nunca estuvo a favor de la violencia.



En otro tramo de la jornada, el candidato a procurador defendió la Ley sobre producción y distribución de papel para diarios que promovió el Poder Ejecutivo y aprobó el año pasado el Congreso, al asegurar que "ha sido articulada para garantizar (papel) a todo el mercado nacional argentino", al tiempo que puso en duda la rentabilidad de la empresa Papel Prensa.



La reunión se inició a las 10.10 pero llevó varias horas la lectura del extracto de ocho de las diecisiete impugnaciones (del resto se acordó abreviar el trámite y leer solo los copetes) presentadas por asociaciones civiles y legisladores opositores, el descargo escrito de Reposo y, finalmente, de la prueba producida.



Recién a las 14 pudo iniciarse la etapa de las preguntas de los senadores.