Lunes, 4 Junio, 2012 - 18:14

El dueño y el presidente de TBA quedaron detenidos por supuesta "obstrucción a la Justicia"

Tras la indagatoria El juez Bonadío dispuso la detención de Claudio Cirigliano y Carlo Michelle Ferrari. Consideó que "retaceraron información fundamental.

Roque Cirigliano, director de material rodante de Trenes de Buenos Aires, ex concesionario de la línea Sarmiento, insistió hoy ante la Justicia en que la tragedia de Once "fue por la falta de aplicación por parte del conductor de alguno de los sistemas de freno".



"No puede concluirse más que quien estaba a cargo de aplicar el freno no lo hizo", sostuvo Cirigliano en el escrito que presentó ante el juez federal Claudio Bonadío para cumplir con su indagatoria.



"Me limito a resaltar que no se encuentra dentro de mi esfera de funcionalidad el manejo de la infraestructura, personal operativo de abordo y ningún fondo del Estado Nacional", agregó, para negar cualquier responsabilidad en el choque ocurrido el 22 de febrero, que causó 51 muertos y más de 700 heridos.



El directivo, defendido por los ex fiscales federales Eamon Mullen y José Barbaccia, quienes debieron renunciar al Poder Judicial luego de ser imputados por presuntas irregularidades en la tramitación de la causa por el ataque terrorista a la AMIA, también dijo que no tiene ningún parentesco con los Cirigliano.



El mismo día del accidente el imputado fue el único director de TBA en hacer declaraciones al periodismo y aseveró: "El servicio de TBA es aceptable. Pudo haber habido una falla humana, el señor conductor pudo haber tenido un problema".



"Fue por la falta de aplicación por parte del conductor de alguno de los sistemas de freno" el motivo del accidente, sostuvo en el escrito, y agregó que "también surge claramente que los recursos materiales del sistema ferroviario (material rodante e infraestructura) no presentaron fallas que hayan contribuido o propiciado o agravado o siquiera incidido en la falla humana del personal involucrado".



Cirigliano manifestó que "no ha ocurrido un solo accidente en los 17 años de operación de Trenes de Buenos Aires S.A. por falla del sistema de frenos de coches Toshiba".

Por otra parte, sostuvo que "el trágico accidente y sus lamentables consecuencias han producido la mayor tristeza y conmoción que jamás hayan experimentado tanto el suscripto como mis compañeros de trabajo".



El viernes declaró otro Cirigliano, Antonio, que también presentó un descargo por escrito y adelantó al juez que declarará más adelante, cuando conozca más datos de la imputación concreta en su contra.



Antonio Cirigliano aseguró que se encargaba en la empresa de llevar adelante los concursos de acreedores que tenía la compañía.



Para mañana a las 9 está citado a indagatoria el ex secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, que a horas de la tragedia declaró: "Si (el accidente) hubiera ocurrido ayer, que era un día feriado, seguramente ese coche hubiera impactado y hubiera sido una cosa mucho menor y no de la gravedad que fue hoy".



Ese argumento motivó indignación entre las víctimas del hecho, al igual que cuando señaló que los dos primeros vagones de la formación de la línea Sarmiento, concesionada en ese momento por la empresa TBA, "estaban abarrotados de gente y tenía mucho más carga" producto de la costumbre de los pasajeros de tratar de salir primero de los andenes.

Una semana después del siniestro, en medio de fuertes cuestionamientos, Schiavi fue sometido a una angioplastia coronaria tras sufrir un fuerte dolor en el pecho.



El 7 de marzo, el ex secretario de Transporte presentó su renuncia por motivos de salud y la presidenta Cristina Fernández decidió horas después reemplazarlo por Alejandro Ramos, quien se desempeñaba como intendente de la ciudad santafesina de Granadero Baigorria.

Durante el acto de asunción de Ramos, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, hizo una enfática defensa de Schiavi, aseguró que su gestión sería "muchísimo más valorada que lo que se hizo en los últimos 30 años" y hasta le dedicó un aplauso.



Para el viernes próximo, en tanto, están previstas las declaraciones judiciales de Ricardo Jaime, antecesor de Schiavi en la secretaría de Transporte, y Sergio Cirigliano, titular de la compañía TBA, concesionaria del servicio de trenes de las líneas Sarmiento y Mitre hasta días pasados, cuando el gobierno nacional dispuso la finalización del convenio.



Hasta hoy, las pericias realizadas a la formación siniestrada destacaron que tres de los cuatro frenos funcionaban, por lo que se busca determinar la actuación del maquinista Antonio Córdoba.



Los informes también concluyeron que los trenes tenían un "mantenimiento diferido" que ponía en riesgo la seguridad de los pasajeros.
Fuente: 
Agencia DyN