Lunes, 4 Junio, 2012 - 11:15

Correo de nuestros lectores
Cosecharás tu siembra

El dirigente radical critica la actitud tomada por la intendenta Aída Ayala para diferenciarse de Convergencia Social.

Después de leer las declaraciones de la intendente Aída Ayala,  no dejo de sorprenderme y de preocuparme por la estrategia política llevada adelante por ella para “diferenciarse” y así poder competir por la conducción del partido, ya que de eso se trata la política: es la actividad humana destinada a obtener el poder.



Sobre esto se ha escrito mucho, pero es a Maquiavelo a quien se le atribuye que "…el fin justifica los medios…"; como es a la propaganda Nazi a quien se le atribuye también que "…la mentira repetida sistemáticamente se convierte para la opinión pública en una verdad colectiva…"; sin ir muy lejos la última dictadura militar utilizó este método para justificar la violación a los derechos humanos instalando en el colectivo ciudadano el "…algo habrán hecho…"; fue el mismísimo Osama bin Laden el que hizo de un grupo de seguidores del Coram un grupo de "fundamentalistas" que se transformaron en asesinos un 11 de setiembre de 2001.



Es decir que el uso de la violencia en la actividad política no es nuevo y es universal, aplicada en todas las formas y magnitudes. Aunque los resultados se asemejan. El radicalismo no es una excepción al uso de la violencia. En el siglo pasado en la Revolución del Parque la logística hizo que se utilizara la Boina Blanca en la batalla y hoy es un símbolo de la intransigencia radical. El hombre lucha por la vida, y al mismo tiempo vive la vida ganada por su lucha. O lo que es lo mismo con otras palabras "…cosecharás tu siembra…". La sabiduría popular dice "…quien siembra vientos cosecha tempestades…"



El año pasado Aida Ayala ganó su reelección ampliamente por varias razones: por una gestión de gobierno exitosa (la peatonal, las avenidas nuevas como la Piacentini, etc.). Pero también por otros motivos que contribuyeron enormemente: fue la candidata surgida de un partido que no se enfrentó en una lucha interna, lo que permitió la consolidación propia y a partir de allí la construcción de una Alianza con otros partidos como Bases y Principios, el Socialismo encabezando la lista de concejales, el ARI y la Coalición Cívica con un concejal, un frente importante de Iglesias Evangélicas con un concejal, el desdoblamiento electoral como estrategia elegida para frenar el arrastre de Capitanich y capitalizar el descontento del Coquismo con un Gustavismo que no utilizó el corazón, y el apoyo del sindicato municipal tanto en la gestión como en la campaña. Todo sumado a una costosísima estrategia de marketing. Es decir que para ganar se requiere la comunión de muchas fuerzas.



Y todo este preámbulo es para reiterar que no dejo de sorprenderme y de preocuparme por la utilización de acciones políticas de marketing basadas en hechos falsos: como la denuncia de no haber sido invitada cuando vino el Presidente del Comité Nacional, como la denuncia de fraude de la Convención, como la ausencia de su espacio a una audiencia judicial o como la supuesta elección de la O.T.R.



Sinceramente creo que se equivoca en la construcción política de su espacio. Por lo menos bajo la mirada del color de un cristal radical.



(*) Junta Electoral UCR Chaco