Viernes, 1 Junio, 2012 - 11:48

"Hay que ir surfeando las olas para ver oportunidades"
Capitanich optimista: "El razonamiento macroeconómico de exportar para acumular divisas es impecable"

El gobernador fundamentó su confianza en la política económica del gobierno nacional y admitió que ocasionales desajustes son normales en “un mundo muy complejo”.

“Ayer tuve la oportunidad de ver un video de Tato Bores del año 1962 y ya se hablaba efectivamente de esta manía especulativa de los argentinos hacia una moneda como el dólar. Es un tema que forma parte de la cultura, más de centros urbanos de mayor población relativa que otros, pero en definitiva estamos ante un mundo extremadamente complejo donde Argentina necesita inexorablemente aumentar el volúmen de exportaciones para tener saldo de divisas favorable; si este saldo implica atesoramiento de activos externos, es un problema de carácter estructural para el funcionamiento de la economía; entonces es un conjunto de acciones que el país tiene que ir macerando con el tiempo.”



“Desde el año 2002 a la fecha tuvimos un resultado muy positivo en la tasa de crecimiento (7,6% anual acumulativo, eso es muy importante); lideramos el crecimiento en América Latina y somos uno de los países que más ha crecido en el mundo, y a su vez con una estrategia de desendeudamiento, o sea que la participación relativa de la deuda-Producto Bruto Interno del 160% a menos del 40%, eso es un dato muy positivo, porque el estrangulamiento del sector externo que tiene que ver con la insuficiencia de divisas estuvo fuertemente asociado a problemas de crisis de deuda. Hoy Argentina no tiene crisis de deuda. Cumple regularmente sus obligaciones y procura la obtención de divisas para la cancelación de obligaciones externas.”



“Argentina ha venido incrementando el volúmen de exportaciones, de 25.600 millones de dólares a 83 millones para el año 2011, y tiene una perspectiva cercana a los 80 mil millones para 2012. Eso se da porque hemos tenido un crecimiento cuantitativo, un crecimiento cualitativo con una diversificación de la matriz de exportaciones en materia de manufacturas de origen agropecuario y de origen industrial y tiene la particularidad de un mundo complejo que significa poner ciertas restricciones a la oferta exportable argentina. Por tanto nosotros tenemos que procurar vender más, agregar más valor, lograr superávit de balanza comercial para acumular reservas, y con las reservas cancelar deuda y a su vez tener menor dependencia de las oscilaciones de la divisa internacional en un mundo cerrado y complejo.”



“Se han aplicado ciertas medidas en términos de administración del comercio exterior, creo que es muy buena la decisión de Argentina de ser muy rigurosos con las medidas de anti-dumping; es muy bueno establecer mecanismos de regulación desde el punto de vista de ingresos de productos vinculados a la procedencia y la calidad de las mismas vía Aduana; es bueno generar mecanismos de estímulos a exportaciones y la sustitución de importaciones. Todo eso es bueno porque nos genera más valor agregado, industria nacional y defensa del empleo argentino.”



“En el transcurso y en el devenir de las decisiones muchas veces se generan este tipo de problemas, pero los fundamentos macroeconómicos son sólidos en la economía argentina. Tenemos reservas de casi 49 mil millones de dólares, tenemos una tasa de crecimiento de la economía aún inferior a lo que fue el año pasado, pero crecimiento al fin. Tenemos un escenario de incertidumbre internacional pero Argentina mantiene tasas sostenidas de empleo en un contexto en el que internacionalmente tiende a incrementarse el desempleo.”



“Son cuestiones que implican un proceso de transformación cultural con medidas de mayor intervención regulatoria por parte del Estado, pero que debería ir ordenándose a través del tiempo. Puede haber dificultades en el corto plazo pero es impecable un razonamiento de esta naturaleza: defender la industria nacional, defender el empleo argentino, defender una estrategia de exportaciones para acumular divisas, defender la acumulación de reservas, pagar deuda pública con reservas, tener menor dependencia del influjo de los capitales externos, generar una nueva definición del modelo de acumulación interna de capital... Para mí, desde el punto de vista de `razonamiento macroeconómico´, es impecable.”



“No hay una receta única en economía: uno tiene que ir `surfeando las olas´ para observar claramente oportunidades.”



DISTINTOS MODELOS Y LA "HISTERIA COLECTIVA"

"Muchas veces la histeria colectiva está asociada solamente a la cotización de una divisa, como fue oportunamente la prima de riesgo país, pero nosotros tuvimos distintos modelos en la Argentina: tuvimos modelo de convertibilidad durante muchos años y cuando se generó un proceso de tipo de cambio extremadamente subvaluado hubo un influjo de capitales que destruyó la industria nacional y el empleo."



"Tuvimos también épocas de tipo de cambio sobrevaluado que generó corrección de asimetrísa en materia de productividad, pero tampoco funcionó en un modo aceptable. Tenemos que buscar equilibrios, y dentro de esa búsqueda existen etapas o `mini crisis´ que se van resolviendo en nuevas síntesis."



"En la economía argentina, de acuerdo a mi experiencia: primero, Argentina no puede tener una política fiscal retractiva, sino expansiva, porque la política contracíclica en materia global tiene que ser la acumulación de reservas, porque así se procuran activos en un proceso de crecimiento económico y expansión de las exportaciones generando empleo. Es un círculo virtuoso. A su vez Argentina tiene que administrar el comercio exterior y tiene que administrar el influjo de capitales externos porque si países como los nuestros no administran el comercio exterior y el influjo de capitales externos tienden a acelerar alteraciones en el tipo de cambio, que es el factor para corregir estrés de productividad."



"Nosotros no podemos tener un tipo de cambio bajo, porque una razón muy sencilla: la productividad de un obrero alemán es superior a la de uno argentino. Eso se debe al problema de acumulación de capital, que impidió durante muchos años tener tasa de ahorro e inversión bruta interna -en términos de producto bruto interno- más del 25%. Y eso se produjo porque la inestabilidad macroeconómica impidió la acumulación de capital en forma autóctona y razonable."



"Tenemos razones para pensar que es necesario generar estrategias de intervención para ir corrigiendo problemas de carácter coyuntural. Muchas veces se producen estos procesos de protesta social o histeria de carácter colectivo, pero en definitiva tenemos que estar tranquilos con los fundamentos macroeconómicos y las tendencias que esto experimenta."



VOLVER A CREER EN LOS DEPÓSITOS EN PESOS

"Se necesitan muchos años de crecimiento de la economía, muchos años de incremento del modelo de acumulación de capital para que la inversión bruta interna sea equivalente al 28% del Producto Interno Bruto (hoy es del 24,3); se necesitan muchos años de estabilidad macroeconómica (eso implica muchas veces el trim off entre atesoramiento en moneda extranjera vinculado al tema de tasa de interés y atesoramiento en pesos."



"Yo tengo mi opinión respecto a este tema, desde el punto de vista profesional, lo he hablado con muchos actores de incidencia económica en el gobierno y les transmití este tema desde el mes de octubre del año pasado. Siempre hay que ir haciendo sintonía fina entre canasta multilateral de monedas, expansión monetaria, efecto multiplicador vía préstamo y política fiscal."



"Y este es un tema que se va corrigiendo: uno puede tener problemas de carácter coyuntural que hay que ir corrigiendo."
Fuente: 
Radio Libertad.