Viernes, 1 Junio, 2012 - 11:16

Mar del Plata
Una beba de 18 meses hirió de un disparo a su hermana de 9 años

El accidente se produjo cuando  las nenas jugaban.  El padre se había retirado hacia la cocina, cuando escuchó el estampido.

Al regresar al dormitorio encontró a su hija mayor ensangrentada y casi desvanecida por una herida de bala en la cintura. La más pequeña seguía jugando al lado de un revólver, calibre 38, que habrían encontrado en uno de los cajones de la cómoda del dormitorio.



La nena herida quedó internada en terapia intensiva, pero está en recuperación, según el último parte médico.



LOS PERITAJES

El fiscal Marcos Pagella ordenó ayer una serie de peritajes sobre el arma de fuego y la beba y su padre, en estos últimos casos sendos dermo tests para determinar quién realizó el disparo.



El caso ocurrió en la propiedad que la familia habita en Tripulantes del Fournier al 5.000, en el barrio "El Progreso". El dueño de casa estaba al cuidado de sus dos hijas y su esposa estaba trabajando, muy cerca del lugar.



Según el testimonio que el padre hizo ante la policía, en un momento se fue de la habitación hasta la cocina y entonces escuchó el estallido. Al regresar encontró a la pequeña en el piso, en medio de un gran charco de sangre, y a la bebé en la cama, con un arma calibre 38 muy cerca.



El hombre trasladó a la niña herida hasta el Hospital Materno Infantil, donde ingresó en estado crítico y la trasladaron hasta el quirófano. Los médicos se vieron obligados a extirparle el riñón derecho y le extrajeron además el proyectil de aquel calibre.



"La bala impactó en la cresta ilíaca, sobre la cintura, y provocaron lesiones en la columna cervical sin afectar la médula y otra más grave sobre uno de los riñones que debió ser extirpado", detalló el director del centro sanitario, Mauro Constantini.



Los investigadores consideraron creíble la versión que dio el padre de las niñas y la confirmación llegará con el resultado de los peritajes. Aunque un jefe policial consideró "poco probable, casi imposible" que una niña de 18 meses tenga fuerza suficiente para manipular y gatillar un revólver.
Fuente: 
La Gaceta