Jueves, 31 Mayo, 2012 - 13:49

Línea 102
El registro de búsqueda de menores localizó a 90 de 98 menores extraviados

El Ministerio de Desarrollo Social, a través del Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes transmitió cifras sobre el trabajo para dar el paradero de chicos.

Desde noviembre de 2011 hasta la fecha, el Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes del
Ministerio de Desarrollo Social, cuenta con 98 casos denunciados de niños extraviados. Asimismo,
el equipo interdisciplinario del Registro provincial trabaja no sólo para detectar a los niños, niñas y adolescentes perdidos, sino que también se aseguran de que el paradero en donde se encuentren garantice su integridad psicológica, moral, social y física.



Del registro total, el 30% de los casos se encuentran cerrados, lo que significa que ya se detectó a las niñas, niños y adolescentes perdidos se encuentran en sus hogares y en su situación no se detecta ningún tipo de riesgo. De igual forma, el 69% que resta no se encuentra en situación de extravío; ya que la mayoría de la población está ubicada pero aún no se establece seguridad real en el terreno; por lo que se mantiene el expediente abierto a los efectos de las constataciones y derivaciones pertinentes. Sólo el 1% está perdido sin ningún dato pero se continúa con el trabajo en la detección de su paradero.



El Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes tiene como objetivo reinsertar a niñas, niños y adolescentes en un ámbito saludable en donde no peligre el ejercicio de sus derechos. Es por ello que el equipo interdisciplinario del Registro realiza un seguimiento y tratamiento especial de cada caso para aseverar el estado de cada uno de ellos. “En nuestra provincia, la mayor cantidad de las denuncias de niños extraviados son por situaciones de fuga y es necesario determinar el motivo para establecer una correcta reinserción; articulando los correspondientes mecanismos del Estado para salvaguardar el interés superior del niño, niña o adolescente”, expresó la responsable del Registro provincial, María Virginia Svriz Wucherer.



En esta misma línea, la responsable del área aseguró que los casos cerrados pertenecen a niñas, niños y adolescentes que se encuentran con sus familiares de origen o se reubicaron judicialmente en otras familias y/o cumplieron la mayoría de edad y formaron su propio grupo familiar. Igualmente, los demás casos están siendo monitoreados desde las áreas de Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes para su correcto tratamiento o derivación, en los casos que sea necesario.



HALLAZGO Y PROTECCIÓN INTEGRAL

El Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes del Ministerio de Desarrollo Social se estableció en noviembre de 2011, por Resolución Ministerial según acuerdo interinstitucional en el marco de la Ley 25.746 de Creación del Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas que funciona en el ámbito de la Secretaría de Derechos Humanos, dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación desde el 2003.



El área de registro, creada en el ámbito de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, coordina tareas con el Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas para la derivación de denuncias. De esta forma, el Registro de Búsqueda de Niños, Niñas y adolescentes de la provincia forma parte de una red nacional que tiene como objetivo contar con información centralizada sobre la situación de niños, niñas y adolescentes extraviados, sustraídos o abandonados en todo el territorio del país.



Además, a partir de un acuerdo firmado en marzo entre el Ministerio de Desarrollo Social con el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, el Registro provincial trabaja de manera coordinada para el pase de información, iniciación y seguimiento de los expedientes; para la resolución y derivación de los casos. Desde ambos organismos se busca que el Registro de Niños funcione como ente administrativo para que se aceleren los tiempos y la informalidad de la búsqueda de los niños, niñas y adolescentes; en el marco de lo preceptuado por la ley 26.061.