Miércoles, 30 Mayo, 2012 - 17:36

En la sesión, los legisladores lamentaron el incendio y se solidarizaron con los empleados afectados

Expresaron que trabajan con altos niveles de inseguridad y pidieron celeridad en el traslado de la Cámara de Diputados,

Los graves daños que sufrió las instalaciones del anexo legislativo ubicado en el edificio del Nuevo Banco del Chaco por el incendio que se produjo en el día de ayer, motivó una cuestión previa planteada por el jefe de la bancada justicialista Ricardo Sánchez, quien puso de manifiesto que tanto los diputados como los empleados, trabajan a diario con un altísimo nivel de inseguridad y pidió celeridad en el traslado de la Cámara de Diputados, expresiones que fueron acompañadas por los legisladores Carim Peche, Daniel Trabalón, Juan José Bergia, Raúl Acosta, Carlos Martínez y Livio Gutiérrez.



Además se solidarizaron con dos empleados legislativos que resultaron afectados en el incendio, de los que resaltaron el accionar valiente cuando las llamas invadieron el lugar.



En razón de esta situación el presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Aguilar dictó la resolución por la cual declara “asueto administrativo”, a partir del 30 de mayo de 2012, y por el término de 72 horas para todo el personal que cumple funciones en las instalaciones del Edificio del Nuevo Banco del Chaco, en los pisos 3º, 4º y 5º.



Asimismo, a propuesta del diputado del Ne-Par Juan José Bergia, se sancionó una ley que suspende
los términos y plazos por el lapso de 20 días hábiles, en el ámbito del Poder Legislativo a partir del 30 de mayo de 2012, considerándose inhábiles los 20 días referidos a los fines del artículo 118 de la Constitución Provincial 1957-1994, comprendiendo los plazos legales y comunes entre el Poder Legislativo y los demás poderes y organismos públicos del Estado.



El diputado Ricardo Sánchez destacó el accionar de los dos empleados Ariel Cejas y José Alfonso, quienes fueron afectados por la aspiración de humo provocado por siniestro y que fueron internados en el Hospital Perrando, donde evolucionaron favorablemente y ya cuenta con el alta respectiva “fueron los primeros que estuvieron en contacto con el incendio –relató Sánchez-
Alfonso tuvo una actitud digna de destacar, porque no solo dio aviso de alerta sino que tomando uno de los matafuegos lucho para apagar el incendio” y añadió
“recién cuando estuvimos afuera nos dimos cuenta de la gravedad del asunto”.



E titular del bloque justicialista se refirió a las poco óptimas condiciones de seguridad en que trabajan diariamente legisladores y agentes del Poder “si bien es prematuro decir en que oficina se origino el fuego, vale esta experiencia para destacar la labor de estos trabajadores, comprometernos todos en el proyecto de trasladar nuestras oficinas y destacar que no hubo que lamentar victimas fatales, mas allá que para los legisladores se han perdido documentación valiosa”.



También el titular de la bancada aliancista Carim Peche acompañó estas expresiones, destacó el “gesto de valentía de estos dos trabajadores legislativos, que no dudaron en poner en riesgo su vida para defender no solo el tema de la estructura, sino la integridad física de los que estábamos trabajando, sin tener noción de la magnitud de este incendio hasta que llegamos a las veredas”.



“Esto nos llama a la reflexión – expresó - de que no estamos equivocados cuando decimos que tenemos la necesidad de contar con un nuevo edificio, debemos agradecer que no haya víctimas que lamentar. Es bueno que la gente sepa como trabajan los empleados y los legisladores, en que situación estamos, porque somos fáciles para la critica y seria bueno que se sepa con el nivel de inseguridad que estábamos”.



El diputado del bloque de la Concertación Forja Raúl Acosta reiteró las expresiones de solidaridad y subrayó que su oficina fue una de las dañadas y consignó que se debería hacer un peritaje para determinar las condiciones de seguridad del edificio antes de su nueva habilitación, a la vez que sugirió que se debe buscar otro lugar para trabajar.



El diputado del Frente Grande Daniel Trabalón se sumó a las palabras expresadas por los diputados felicitando el trabajo hecho por los empleados legislativos y lamentó este hecho que replantea el esquema de seguridad de los edificios públicos y las condicionas en las que se trabaja “en un país que vivió acontecimientos trágicos por situaciones similares. Debemos pensar que estamos haciendo como mecanismo de seguridad, que trabajo se esta haciendo desde el Estado para que cumplamos las normativas vigentes que muchas veces dejamos de lado y reflexionar esto a nivel provincial”.



El diputado de Libres del Sur Carlos Martínez también se solidarizó con los empleados “es muy difícil pensar que podamos volver al edificio de la calle Güemes, hemos vivido varias situaciones producto de la de inseguridad, de cortes de luz, trabajamos en una trampa mortal durante todos estos años, en un estado deplorable. Algo hay de un complejo de culpa del Poder Legislativo que se debe terminar porque esta en juego la vida y la integridad de los trabajadores y de los funcionarios”, expresó.



El diputado aliancista Livio Gutiérrez adhirió a las palabras de los legisladores “creo que en realidad necesitamos un estudio de infraestructura, para saber si podemos volver”.



El diputado del bloque del Ne-Par Juan José Bergia acompañó a los dos trabajadores del Poder que dieron muestra de cómo luchan por su compañero y por la Legislatura. Lo que han hecho estos dos trabajadores es un
ejemplo mas allá de que hayan puesto en riesgo su vida”.