Miércoles, 30 Mayo, 2012 - 07:18

Presidenciales en EEUU: Romney ganó la interna en Texas

El dirigente estadounidense Mitt Romney se aseguró la candidatura presidencial republicana al ganar la primaria de Texas.

Dijo que su partido está unido en la meta de corregir los "fracasos" de su rival en las elecciones de noviembre, el mandatario demócrata Barack Obama.



Según proyecciones de la cadena CNN, Romney superó los 1.144 delegados necesarios para obtener la candidatura republicana al quedarse con al menos 92 de los que se pusieron en juego en Texas, cinco meses después del inicio de una interna partidaria que ya tenía virtualmente ganada desde hace semanas.



El triunfo de Romney, un mormón que hizo fortuna comprando empresas y reestructurándolas, constituye un premio a la constancia para un dirigente que en 2008 falló en un primer intento por disputar la Casa Blanca y que este año sudó la gota gorda meses tratando de convencer a la derecha de su partido.



El ex gobernador de Massachusetts, de 65 años, consiguió la nominación tras una campaña centrada en los problemas económicos estadounidenses, con un aparato mucho mayor que el de sus rivales de interna y con una maquinaria de recaudación de fondos sólo superada por la de Obama.



"Me honra que los estadounidenses de todo el país hayan dado su apoyo a mi candidatura y estoy emocionado por haber ganado suficientes delegados para convertirme en el candidato presidencial 2012 del Partido Republicano", dijo Romney en un comunicado.



"Nuestro partido se unió con la meta de dejar atrás los últimos tres años y medio de fracasos", dijo Romney.



"No me engaño sobre las dificultades de la tarea por delante. Pero cualquiera que sean los desafíos, no nos conformaremos con nada menos que hacer regresar a Estados Unidos a la senda del pleno empleo y la prosperidad", agregó el candidato, citado por CNN.



Con la interna en el bolsillo, Romney deberá ahora convencer a muchos votantes republicanos que aún lo consideran demasiado poco conservador y persuadir además al electorado independiente de que puede hacer un mejor trabajo que Obama a la hora de enfrentar los problemas económicos, según analistas.



Romney realizó este martes una gira por varios de los estados que suelen definir las elecciones presidenciales norteamericanas y que terminó en Las Vegas, Nevada, donde el magnate inmobiliario y del juego Donald Trump, uno de sus ex adversarios de interna, le organizó un evento para recaudar fondos para su campaña.



Con su triunfo en Texas, Romney ganó finalmente la interna, aunque no será proclamado oficialmente candidato presidencial hasta la Convención Nacional Republicana de agosto próximo en Tampa, Florida. Texas puso en juego 152 delegados.



Escrutado oficialmente casi el 60% de los votos, Romney obtenía el 71%, seguido del congresista texano Ron Paul, con el 11%, el ex senador Rick Santorum, con el 7% y Newt Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes, con el 5%.



Romney ya había competido por la nominación presidencial republicana en 2008, cuando cayó ante el senador John McCain, luego a su vez fue vencido por Obama.



Este año, la interna empezó en enero con una ajustada victoria de Santorum sobre Romney en el caucus (asamblea) de Iowa. Romney se recuperó con un gran triunfo en Nueva Hampshire sobre Gingrich, quien luego ganó la primaria de Carolina del Sur.



Romney respondió con una victoria en Florida, luego de la cual Gingrich lo acusó de "mentiroso" y Santorum lo definió como "el peor republicano del país" para enfrentar a Obama.



Gingrich y Santorum lo atacaron por su trabajo en Bain Capital, la compañía que fundó, y dijeron que la firma hizo millones recortando empleos y dejando en la calle a trabajadores, las mismas acusaciones que ya empezó a formular Obama contra su adversario en las elecciones del 6 de noviembre.



El 7 de febrero, Santorum arrasó en las tres internas en Missouri, Colorado y Minnesota y puso la carrera al rojo vivo, pero luego de un hiato de 17 días, Romney volvió a la carga con victorias en Arizona, Michigan y en el estado de Washington.



El ex gobernador se aseguró virtualmente la nominación al ser el gran ganador del Supermartes de internas en diez estados, el 6 de marzo.



Romney está enfocado en la elección contra Obama desde hace semanas, recaudando dinero para la general e ignorando en gran medida la interna republicana desde que sus competidores tiraron la toalla. Santorum suspendió su campaña el 10 de abril y Gingrich hizo lo propio algunas semanas más tarde.



Obama no tuvo rival en la interna demócrata.
Fuente: 
Agencia Telam