Martes, 29 Mayo, 2012 - 10:18

Correo de nuestros lectores
¿Existe la oposición?

A la oposición (a toda la oposición) debemos buscarla como el oso hormiguero a las hormigas.



Sabemos que a los políticos de un lado y otro, especialmente a aquellos que vemos en los carteles gigantes o pintados sus nombres manchando las paredes, últimamente no se les cae una idea para tratar de enderezar este barco que va haciendo agua de a poco y mientras tanto gran parte del pueblo ya está rascando la olla hasta el fondo.



No se trata de hablar por hablar simplemente, pero resulta sospechoso que después del aumento logrado por los Legisladores en sus dietas con aquel argumento nefasto que levantó críticas en toda la sociedad cuando tanto oficialistas como opositores expresaron muy enojados con la prensa… “que se aprobaba tal incremento…para jerarquizar la política”.



Ver cómo viven y actúan son motivos suficientes para sospechar sobre la forma de lograrlo, ese modo que a nosotros nos costaría siglos de trabajo, pero buenitos como somos seguimos viendo cómo pasan con el cántaro sobre sus hombros….si, el cántaro…el mismo que tanto va a la fuente que algún día se rompe.



Todos los días trato de aclarar un poco mis ideas para ver si algún patito se me salió de la fila y enfoco el pensamiento hacia los que están o estuvieron casualmente siempre en la otra vereda y digo para adentro…¿medio raro que siempre están en la oposición verdad?...será que no les conviene cargar con esta pesada encomienda que somos nosotros y los que la trasladan les cobran doble flete por el “favor”.



Es obvio que habrá alguien de la oposición que presenta proyectos interesantes y aunque al final del día son guardados en un cajón con dos llaves por no contar con el favor de otros pares, no le hace gracia saber que nada de lo que intente tendrá la posibilidad de concretarse en el recinto… pero son los menos.



A pesar de la devaluada credibilidad en la Oposición, en el interior del país, todavía se producen debates muy profundos de los que participa también la comunidad por medio de todas las fuentes de difusión posibles en un ida y vuelta de las reflexiones por ambas partes, que al menos nos dan un poco de satisfacción al ser escuchados..si, escuchados y esto es digno de destacar ya que en el interior los tenemos un poco más cerca, a pesar de los vidrios del auto oscuros.



La oposición, forma parte de la gobernabilidad quiera o no, al ser cómplice en la aprobación de Leyes que, en los últimos tiempos han producido una gran distorsión en nuestra economía y aún algo peor, dilatan cualquier decisión que contribuya a mejorar la actual crisis. Chicanas permanentes se adueñan del Congreso…Que no bajan a las sesiones…que se abstienen pero están sentados en su banca tomando café y hablando por celular…pero para nosotros “la gilada” (perdón por la expresión) ellos son enemigos y pelean adentro y afuera del recinto.



Extrañamente a los medios de difusión siempre van los de la oposición y casualmente los mismos, dejándonos en cada aparición la triste imagen del lamento por no poder presentar sus proyectos..



A este paso ya no podemos culpar al mundo de nuestros pecados porque el mundo está pagando los suyos y nuestros gobernantes (en complicidad con la oposición) por no perder votos, han dilapidado los dineros de los argentinos en múltiples “planes”, subsidios, licitaciones, sobreprecios en obras, dejando para otros tiempos problemas mucho más graves como la salud, seguridad (de lo que nadie quiere hablar y por algo será) educación, justicia y derechos humanos para todos.



A mis Abuelos que fueron gente de condición muy humilde, pero con la cultura del trabajo a flor de piel, jamás se les hubiera ocurrido solicitar un “plan” para criar a sus hijos o por esas desgracias de la vida también a sus nietos a quienes con mano firme y mucho amor, llegaron a hacerlos estudiar una carrera universitaria, para no ver en ellos su propia imagen…la de la pobreza, esa misma que jamás les quitó la dignidad y si comparamos la situación económica de aquellos tiempos, debemos reconocer que vinieron de su Europa lejana con hambre…hambre de alimentos, afectos, comprensión y trabajo.



Muchos de los que hoy deciden por nosotros en la gobernabilidad del país, provienen de esa misma clase social…la de mis Abuelos, pero me asalta la duda al pensar si realmente les contaron sus mayores la verdadera historia de sus vidas o bien les hace tanto daño recordar que no le transmitieron a sus herederos los difíciles momentos que les tocó vivir en aquellos tiempos. De cualquier manera no creo que los políticos ignoren la situación actual de la sociedad.



La pobreza, además de penurias y frustraciones, genera otra clase de sufrimiento, como la pérdida de la dignidad y si encima el hecho de ser pobre lleva aparejada la suspensión de los derechos que asisten a cualquier ciudadano, una de la pérdidas más graves, ya que desde el oficialismo no se tienen en cuenta estos “pequeños detalles”, la oposición deberá ponerse los pantalones largos y tratar de ayudar a corregir estas debilidades pues también para ello pegó carteles, pintó paredes y prometió igual que el oficialismo todo lo que no ha cumplido. Recuerden que a medida que avance la crisis, de nada servirán los carteles y pintadas y serán los timbres casa por casa los protagonistas de la próxima telenovela.



Como muestra basta un botón y el “Martín Fierro de oro” nos demostró que la gente eligió un programa emblemático que se emitió el pasado año y no precisamente por su argumento amoroso y sentimental, sino porque mostraba la cruda realidad de la trastienda política en todas sus dimensiones…”El Puntero”.



Por último, debemos aceptar que la oposición no es UN Partido político sino un conjunto de hombres que se han puesto en “desacuerdo” para tratar de hacer las cosas un poco peor que el oficialismo (al menos eso ocurre en nuestra Argentina hace mucho tiempo) y lo más triste es que lo están logrando.  “Es más contagiosa la mediocridad que el talento”. (José Ingenieros)



(*)
DNI 7.788556