Lunes, 28 Mayo, 2012 - 13:36

Ante la desconfianza de los mercados
Rajoy afirmó que no habrá rescate de la UE a la banca española

Lo dijo después que Bankia pidiera una ayuda millonaria, lo que a su vez despertó dudas sobre las necesidades de capital de las otras entidades.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que no habrá un rescate internacional del sector bancario español, después de que la ayuda millonaria pedida por Bankia despertase las dudas sobre las necesidades de capital de las otras entidades. El jefe del Ejecutivo ha comparecido, de forma inusual, tras reunir a la directiva del PP en Génova.



"No va a haber ningún rescate de la banca española", aseguró Rajoy en rueda de prensa. Horas antes el diario conservador El Mundo había informado que Madrid podría pedir ayuda al fondo de rescate europeo para inyectar 30.000 millones de euros en el sector bancario, además de los 19.000 millones solicitados por Bankia la semana pasada.



Además Rajoy aseguró que la inyección de dinero público en Bankia y otras entidades financieras no repercutirá en nuevos recortes o impuestos y tampoco "influirá para nada" en los objetivos de déficit público.



En una conferencia de prensa, el jefe del Ejecutivo dijo que "se están estudiando los procedimientos" por los que se inyectarán los 19.000 millones de euros que ha solicitado Bankia para completar su saneamiento. BFA-Bankia es una de las entidades financieras españolas más expuestas a activos inmobiliarios afectados por el pinchazo de la burbuja del "ladrillo".



También recordó que "en 2008 y 2009 muchos países en el mundo inyectaron vía deuda pública cantidades ingentes de capital en las entidades financieras", cantidades que los bancos están devolviendo ahora.



En concreto se refirió sin citarla al caso de ING, en la que en 2008 el estado holandés inyectó 10.000 millones de euros "que el banco ya está devolviendo".



"Eso exactamente es lo que va a pasar en España. Podíamos haberlo hecho hace 4 años, pero no lo hemos hecho", dijo el presidente del Gobierno. Rajoy aseguró también que la alternativa a la aportación de dinero público al Banco Financiero y de Ahorro (BFA)-Bankia "era no hacer nada, dejarla quebrar", lo que hubiera afectado a todo el sector.



El jefe del Ejecutivo aseguró que la ayuda que se inyectará en la entidad se recuperará cuando ésta sea vendida, una vez se haya saneado y recapitalizado.



"No es la primera vez que se mete dinero público en una entidad", añadió Rajoy, que explicó que los objetivos de la nacionalización son "garantizar los depósitos de los españoles, sanear la entidad, recapitalizarla y recuperar la confianza de los mercados".



"Siendo como es la primera entidad financiera española" se va a vender y esa inversión se recuperará, añadió.



Según el jefe del Ejecutivo, la cuantía final que aportará el Estado no se sabrá hasta que se conozcan las valoraciones independientes que se llevarán a cabo en la banca española. BFA-Bankia anunció el pasado viernes que pedirá al Estado una ayuda pública de 19.000 millones de euros, que se sumará a los 4.465 millones ya inyectados, para completar su saneamiento.



"Con una prima de riesgo de 500 puntos básicos, es muy difícil financiarse"

Las palabras pertenecen a Mariano Rajoy y a su preocupación por la disparada del riesgo país en el inicio de la semana. A dos horas después de la apertura del mercado, el riesgo país marcaba 510 puntos básicos.



La marca representa su máximo histórico desde la introducción del euro y se lo atribuye a la incertidumbre generada por la situación de Grecia y el rescate de Bankia. En ese escenario, el rendimiento del bono español frente al alemán se situaba a esa hora en 6,47 por ciento, informó la agencia Europa Press.



Las acciones de Bankia se desplomaban hoy por encima del 26 por ciento en la Bolsa de Madrid después de que su cotización quedara suspendida el viernes, cuando anunció la petición de esas ayudas públicas por valor de 19.000 millones de euros.



También hoy la prima de riesgo italiana experimentaba un avance, aunque algo más moderado, y se situaba en 447,2 puntos, con una rentabilidad del 5,837 por ciento, frente a los 444 puntos de la apertura.
Fuente: 
Ámbito Financiero.