Lunes, 28 Mayo, 2012 - 11:39

Buenos Aires
Condenan a un hotel por un bebé que se quemó con agua de la canilla

La indemnización será de $ 80.000 e intereses de una década a los padres del bebé que sufrió quemaduras de segundo grado en el 20% de su cuerpo.

La Sala F del tribunal acogió el reclamo del matrimonio por los daños que sufrió la pequeña hija de ambos, quien tenía apenas 13 meses cuando ocurrieron los hechos, el 28 de julio de 2002.



Ese día, según documentación a la que tuvo acceso DyN, el matrimonio, la beba y el otro hijo, de ocho años, llegaron al hotel Llao Llao de Bariloche para una estadía de cinco días.



Poco después de instalarse en la habitación que les fue asignada, la madre se dispuso a cambiar los pañales de la pequeña y a bañarla en el lavatorio del baño, "súbitamente salió un chorro de agua a elevadísima temperatura que dio directamente sobre el cuerpo de la niña causándole intensas quemaduras en la región abdominal, los genitales, la pierna izquierda (principalmente en el muslo) y la pierna derecha (especialmente en la ingle y en la pantorrilla)".



De la causa se desprende que "un remis que prestaba servicios al establecimiento los trasladó entonces al Sanatorio San Carlos, lugar donde se practicaron a la menor las primeras curaciones y quedó internada hasta el día 31 de julio".



"En esa fecha pudieron trasladarla al Sanatorio de la Trinidad en Buenos Aires, donde permaneció hasta el 13 de agosto", y como consecuencia de las lesiones "fue sometida a seis intervenciones quirúrgicas, todas con anestesia total pues las quemaduras alcanzaron al 20 por ciento de su cuerpo".



Los jueces Alejandra Tevez y Rafael Barreiro confirmaron la condena contra el hotel, por su responsabilidad en los daños que sufrió la pequeña, basados sobre los informes médicos que "avalan la postura de los actores respecto de la mecánica de producción del accidente".

Pero además, una pericia técnica permitió establecer que en la habitación 429, que ocupó la familia víctima, la temperatura máxima del agua en el lavatorio "se alcanzaba a los cinco segundos y ascendía a 58,2 grados centígrados".



"Si bien realizó similares mediciones en otras habitaciones, lo cierto es que fue en la habitación 429 donde obtuvo la temperatura más elevada", resumieron los peritos.

"Forzoso es concluir que incumplió Llao Llao S.A. con su deber de seguridad. Ello pues el agua que fluía de las canillas de la habitación 429 tenía una temperatura elevada con virtualidad para causar las quemaduras padecidas" por la niña, resume el fallo.



La indemnización fue desglosada en 48 mil pesos por "incapacidad física", 30 mil por "daño estético en su esfera patrimonial" y 5.300 por "reintegro de gastos", más intereses a contar desde el momento en que ocurrieron los hechos.
Fuente: 
Agencia DyN