Sábado, 26 Mayo, 2012 - 19:16

La ONU condenó la brutal matanza de 32 niños en Siria

Los observadores del organismo recorrieron la ciudad donde, en total, fueron asesinadas 92 personas.

El jefe de la misión de Naciones Unidas en Siria, el general noruego Robert Mood, condenó el sábado la "tragedia brutal" en Hula, que dejó, según sus colaboradores locales, un saldo de 92 muertos, entre ellos 32 niños menores de 10 años.



Advirtió que "aquellos que utilizan la violencia para sus propios objetivos generarán un incremento de la inestabilidad y podrían llevar al país a una guerra civil". Además, indicó que "los observadores confirmaron el uso de artillería desde vehículos blindados".



La masacre cometida es una violación "indignante y terrible" del derecho internacional, señalaron el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el emisario internacional Kofi Annan.



Ambos "condenan en los términos más firmes la muerte, confirmada por los observadores de la ONU, de decenas de hombres, mujeres y niños", indicó Martin Nesirky, vocero del secretario general.



La agencia oficial siria SANA, por su parte, responsabilizó de los asesinatos a "grupos terroristas armados" y aseguró que "los combates llevaron a la muerte de varios terroristas y de varios miembros de las fuerzas especiales".



Tanto los Comités de Coordinación Local como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) acusan al régimen de perpetrar la "masacre" con el uso de artillería pesada, seguido de la incursión de militares sobre el terreno.



El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, tiene previsto viajar a Damasco el domingo por la noche para evaluar el acuerdo suscrito hace más de un mes por las partes que estipulaba un alto el fuego que fue incumplido sistemáticamente.



Durante su estancia, deberá reunirse el dictador Bashar al Assad y con figuras de la oposición del país árabe.



Según el OSDH, más de 12.600 personas murieron en Siria desde el inicio de la revuelta, hace 14 meses, contra el régimen; la mayoría de ellas civiles víctimas de los disparos de la fuerzas gubernamentales.



En Hula, los bombardeos comenzaron el viernes al mediodía en los suburbios, en particular contra los poblados de Taldo al sur y Tibé al oeste, y continuaron hasta la madrugada de este sábado.



Se difundieron una serie de videos, supuestamente, que muestran escenas de cadáveres de niños esparcidos en el suelo.



La OSDH denunció la inacción de la comunidad internacional y de la Liga Árabe, calificándolas de "cómplices del régimen sirio en la matanza de Hula".



El viernes en la tarde, Abdel Rahman se interrogaba sobre el papel de los observadores de Naciones Unidas desplegados desde abril para controlar un alto al fuego ampliamente ignorado. "Desde mediodía se habla de bombardeos y ninguno de los observadores instalados en Homs se ha movido", había declarado.



Ya en la noche, el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición de la oposición, había dado cuenta de "110 muertos, la mitad de los cuales niños" y hecho presión para que el Consejo de seguridad de la ONU convoque a una reunión de urgencia para examinar la situación en Hula.
Fuente: 
Infobae.com