Jueves, 24 Mayo, 2012 - 17:18

Caso Verón: imputada reclamó excavaciones en prostíbulos

La mujer admitió su participación en el negocio de la prostitución, pero negó implicancias en este u otro asesinato.

Irma Medina, una de las imputadas por el secuestro y desaparición de María de los Ángeles Verón, negó hoy haber matado a la joven y pidió que se realicen nuevas excavaciones en los predios donde funcionaban los prostíbulos que regenteaba para comprobarlo.



Medina buscó hoy defenderse después de que la policía tucumana María Albarracín declaró ayer ante el tribunal que una mujer le dijo que Medina y sus hijos Gonzalo y José Fernando Gómez mataron a Marita Verón y sepultaron el cuerpo en los fondos del burdel riojano Desafío.



"Por haber escuchado las aberraciones sobre las muertes sobre mi espalda, pido que, si es necesario, se hagan de nuevo las excavaciones en los que eran mis locales y en mi casa, porque parece que en vez de ser whisquerías, eran cementerios", reclamó una de las principales acusadas en la causa.



"Me encantaría que hagan miles de excavaciones a ver si encuentran todos los cuerpos que dicen", sostuvo la imputada conocida en el ambiente de los burdeles con el nombre de Liliana.



La mujer admitió su participación en el negocio de la prostitución, pero negó implicancias en este u otro asesinato.



"Nunca negué haber tenido whisquerías, pero nada de andar matando gente. No me hago la madre Marí­a ni la madre coraje, pero ¿saben lo que es tener sobre las espaldas muertes, cuando no cometí­ ninguna?", interpeló al tribunal que la juzga.

Medina aseguró que "jamás" compró "una mujer", para después dirigirse a Susana Trimarco, madre de la joven.



"No tenga dudas de que si yo supiera dónde está Marita Verón, ya se lo hubiera dicho, pero yo nunca la tuve", aseveró.



La imputada reconoció que hace 17 años estuvo en prisión en la localidad santiagueña de Frí­as acusada de intento de homicidio, pero aclaró que fue liberada porque no se le pudo comprobar su participación en el hecho.



Ayer testificó la sargento de policía María de los Ángeles Albarracín, quien dijo haber recibido una denuncia telefónica de una mujer riojana que manifestó que Medina y sus hijos golpearon a Verón hasta matarla.



"Su cuerpo habría sido enterrado en un pozo al fondo del burdel Desafío, junto con el de otras chicas asesinadas", afirmó la oficial de policía.



Sin embargo, los allanamientos posteriores dieron resultado negativo al no hallarse ningún cuerpo en el fondo de ese prostíbulo riojano.



"Fue en 2004. No se quiso identificar, dijo que era de La Rioja y que había estado hablando con unas chicas que trabajan en el Candilejas, que ahora le dicen Isla. Que ellas le dijeron que Marita había estado con un cliente, al que le dijo que se quería ir de ahí, y se enteró la dueña, una tal Liliana Medina", precisó Albarracín. La mujer policía indicó que, según le dijeron, "Medina comenzó golpear a Marita junto a un tal Chenga, y un tal González, Gómez, Gustavo, o Gonzalo. También estaba un tal Juan".



Puntualizó, además, que "después de golpearla, con una soga la ahorcaron, y que está sepultada detrás del Candilejas o Desafío".



Albarracín testificó que la mujer manifestó que si excavaban el lugar "se iban a dar con brasileras, paraguayas y otras chicas más que están enterradas ahí".



Según su declaración, esa misma persona le dijo que existía "una mafia, por lo que nadie quería hablar en La Rioja".
Fuente: 
Agencia DyN