Jueves, 24 Mayo, 2012 - 17:03

Rafecas pidió que se archive el pedido de juicio político en su contra por la causa ex Ciccone

El juez federal consideró que las denuncias en su contra "no encuadran en irregularidad alguna".

El juez federal Daniel Rafecas pidió que se archive el pedido de juicio político en su contra por su desempeño en la causa por la ex Ciccone donde está involucrado el vicepresidente Amado Boudou, de la que fue apartado por adelantar opinión a un abogado sobre el avance del expediente.



Rafecas presentó un escrito en la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura de la Nación en el que consideró que las denuncias en su contra "no encuadran en irregularidad alguna" para destitución o sanción disciplinaria y que la decisión de la Cámara Federal de apartarlo de la causa "constituye sanción procesal más que suficiente".



A Rafecas se le inició una causa en el Consejo -órgano encargado de investigar la conducta de los jueces- luego de que Boudou denunciara que su juzgado "era una agencia de noticias", al acusarlo de la difusión del allanamiento a su departamento en Puerto Madero.



El representante del Poder Ejecutivo en el Consejo, Hernán Ordiales, presentó la denuncia y se sumó a la acusación un intercambio de chats telefónicos entre Rafecas y el abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe, ex defensor de José María Núñez Carmona, socio y amigo de Boudou, e investigado en el hecho, en los que el juez le adelantaba opinión sobre el expediente.



La Cámara Federal apartó a Rafecas del expediente y en su lugar fue nombrado el juez Ariel Lijo para investigar si Boudou benefició a Alejandro Vandenbroele para que se quede con la ex Ciccone Calcográfica, pero la denuncia en el Consejo continuó su trámite.

En su descargo ante el órgano judicial, Rafecas reiteró una defensa similar a la que había planteado ante la Cámara Federal.



El juez señaló que las conversaciones con Iturraspe fueron "de carácter privado, reservado, en un marco de confianza a partir de una relación de amistad", que lo unía a él desde hacía años, cuando trabajan en una Fiscalía de Instrucción.



También sostuvo que los diálogos tuvieron lugar "en una instancia totalmente precaria" de la causa y que cuando tomó la primera medida en el expediente, el 12 de marzo un allanamiento al Ministerio de Economía, ya no hablaba más con el letrado.

Y que Iturraspe no era parte de la causa, ya que no estaba imputado ni era abogado de ninguno de los acusados.



Sin embargo, hizo una autocrítica sobre el chateo al señalar que "pudo haber una palabra de más o una frase de mi parte que pude haberme ahorrado" pero, agregó, "de ningún modo se salen del marco de buena fe que guiaba mi actuación".



Además, sostuvo que el propio fiscal de causa, entonces Carlos Rívolo ya que ahora fue reemplazado por Jorge Di Lello, había presentado un dictamen tras la difusión de los chats en los que anunciaba que no iba a recusarlo porque eso en nada había interferido con el avance de la causa.



Por otra parte, el magistrado desmintió haber difundido a la prensa el allanamiento al departamento de Boudou al sostener que no se dio aviso "a nadie, y menos aun a periodistas, acerca de esa y otras medidas de pruebas adoptadas en este, o en cualquier otra expediente judicial".



Rafecas respondió así a la notificación que el mes pasado le hizo la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo tras iniciar formalmente la investigación en su contra que lleva el senador kirchnerista Marcelo Fuentes.



El juez no propuso ninguna medida de prueba y ahora será la Comisión la que debe determinar si cita testigos, si pide pruebas para incorporar a la causa para avanzar en la acusación contra Rafecas y determinar si lo sancionan, si le inicia juicio político o si cierra la denuncia.
Fuente: 
Agencia DyN