Miércoles, 23 Mayo, 2012 - 13:53

Correo de nuestros lectores
Núñez y su Paz Verde

Utilizo por primera vez un medio de comunicación a pedido a mucha gente que me dio su apoyo y me alentó para que hable.



Y utilizo a su vez la modalidad Carta de Lectores y no una solicitada, porque ésta última no está a mi alcance, y si lo estuviera, preferiría gastar el dinero de mis esfuerzos en otras cosas.



En cambio, verá que mi caso no es su caso Sr. Núñez, ya que al ser usted el number one de una organización tan importante como su Centro de Estudios, el cual ni siquiera tiene personería jurídica, evidentemente le sobra el dinero y le encanta despilfarrarlo en despotricar contra todo aquel que trabaja y en diversos ámbitos por supuesto, pues ya he visto sus duelos verbales contra diferentes personas, funcionarios y no funcionarios, que dedican su tiempo al trabajo también.



No entienda mal señor, yo no estoy en contra de su trabajo, estoy a favor de que la gente trabaje y por sobre todas las cosas, estoy a favor de que la gente trabaje dignamente, dentro de una legalidad absoluta y con transparencia; transparencia que a veces se ve opacada por palabras de comentaristas menores, que se dedican a hablar en los pasillos, en la ciudad de los que quieren ser chismosos y no pueden porque no les da…



Verá señor, la verdad no entiendo su lógica, siendo usted un hombre de leyes, una persona que está preparada para llevar a la justicia una injusticia, no entiendo por qué sus medios son los medios y no la justicia misma, ni tampoco entiendo por qué le gusta obtener su paz verde gastando su dinero.




Quizá el equivocado sea yo y lo que usted gasta no es su dinero. Me resulta difícil creer que el dinero que gasta para embarrar la cancha, sea fruto de un trabajo cotidiano y leal.



Quiero aclararle que como no suelo ser afín a su profesión, voy a utilizarlo de maestro y voy a copiar sus artimañas legales hablando como usted habla. No vaya a ser cosa que con artilugios técnicos, como le gusta decir a usted, después tenga que andar por esos pasillos que a usted tampoco le debe gustar transitar; es más, apuesto a que nadie le ganó nada a usted, nunca, pues debe ser dueño solamente de sus ideales, y antes que eso, prefiero comerme la cola solo, como lo hacen las iguanas. ¿Se acuerda de las iguanas? Son reptiles… ¡Uy! Perdone señor, no me acordaba que usted sabe muchísimo de fauna, también sabe una barbaridad de flora, y le encanta hablar mucho de medio ambiente, usted sabe mucho sobre biodiversidad, sabe de forestación, conoce a la perfección las ciencias del suelo, ya que lo he oído hablar mucho de desertificación.



Quiero aclararle que lo que digo es por lo que se dice. Comentaban que a usted le encantan las serpientes, comentaban también que le gustaban mucho los Chaetophractus villosus. Me imagino que no se pondrá a buscar el nombre científico ¿no?, ya que usted debe ser especialista en esto.



Cuando leo lo que escribe, en primera instancia se me viene a la mente un Cerdocyon thous, pero luego de leerlo varias veces, termino pensando en una Myiopsitta monachus, no por su color, sino porque se adapta muy bien a la ciudad, habla y habla sin pensar y cuando puede, hace sus necesidades fisiológicas sobre las personas, esto es un instinto innato que tiene también esta especie.



Le confieso algo, me causa gracia saber que cuando lea esto va a entrar a “googlear” estos nombres científicos y no me sorprendería que usted se enoje, pero quédese tranquilo señor, si yo no me enojé con lo que usted escribió sobre mí, mucho menos debería enojarlo a usted que lo compare con nuestra fauna autóctona.



De lo que sí estoy seguro, es que ningún componente de la fauna autóctona estaría de acuerdo en que lo compare con usted. Y ya que estamos en el tema, como usted ha dicho, soy de Charata, “la vedette” agrícola del Chaco junto con otros pueblos florecientes, que salieron de la postergación gracias al desarrollo.



Aunque no me crea, lo invito a Charata, venga a ver el desarrollo y conozca las zonas rurales que tenemos, allí verá que aún existen especies de fauna como las recién nombradas entre otras, verá que existen también áreas cubiertas con bosques nativos, bien cuidados en parte y en otras no tanto, a lo que aclaro que no es porque seamos destructores de bosques o enemigos de la naturaleza, sino porque le comento que la gente necesita comer, vestirse y educar a sus hijos y prefieren valerse de los recursos de la tierra antes que andar robando o mendigando.



Ahora, usted dirá dos cosas, primero que la tierra es de todos y estoy de acuerdo, le doy una pala y llévese su parte a su casa y no moleste a la gente que quiere trabajar (sí, sí: una pala, ¿no conoce lo que es una pala?). Luego dirá: sí, pero Charata es la ciudad donde existe la mayor desigualdad social, lo que no puedo negar, por supuesto que es así, pero sepa que eso no es por culpa de López, ni de Brunswig, ni de los forestales, ni de los ganaderos, ni de los agricultores. Esto es culpa de gente que trabaja en otros ámbitos, gente de arriba, y cuando digo arriba, piense en grande.



Mucho que ver en la desigualdad económica mundial la tienen las grandes corporaciones mundiales, las que manejan los grandes recursos como el petróleo o la minería, entre otras. Lea sobre estas corporaciones y busque información acerca de las donaciones que estas grandes corporaciones le entregan a su ONG preferida, y recuerde el dicho “antes de que cante el gallo…”, porque hay fuertes comentarios de que su centro de estudios, aunque un poco flojo de papeles, es la filial de “Paz Verde” en el Chaco.



Ahora bien, las donaciones de las corporaciones no son porque les sobra y le tienen que dar a alguien esas sobras, yo le aseguro que si me sobrara un mango, lo que menos pensaría es en darle a usted o a pazverde para que lleven adelante sus guerras no tan verdes. He leído que las grandes petroleras les dan plata a estas ONG para que se pongan en contra de otros tipos de energías, incluyendo las energías renovables y amigables con el medio ambiente.



Pero esto no es todo, también existe la EUGENESIA, un movimiento que busca la desigualdad y la selección no natural de la especie humana en la tierra, muy cruel por cierto. Busque también el término eugenesia y verá que una de las banderas que utiliza es la del no desarrollo a través de grandes campañas ecologistas.



Señor Núñez, no quiera venderse como un gran ambientalista, pues todos somos ambientalistas, le aseguro que no existe la persona que haya nacido con un instinto destructor hacia el medio ambiente.



Pero también soy consciente de que existen otros tipos de ambientalistas, los que hacen buenos negocios montando fabulosas campañas para juntar guita. Suelo leer por ahí que
se los denomina “extremistas de la ecología” o “fundamentalistas verdes”, y se caracterizan por no respetar leyes ni decretos, ni respetar el derecho a la propiedad privada, no respetan el derecho a mejorar la calidad de vida, ni les importa la calidad de vida de los demás, no respetan artículos científicos ni estudios técnicos que se hayan hecho sobre desarrollo sustentable, o que digan lo contrario.



Es incorrecto que una persona o un grupo de personas se rijan por sus leyes propias y utilicen el lobby mediático para recrudecer el pánico social. También está mal utilizar deliberadamente como medio a la desinformación. ¿De dónde sacaron que El Impenetrable es el último pulmón verde del mundo?



Los bosques como un todo, tienen una tasa neta de respiración cercana a cero. Le explico: los bosques de día emiten oxígeno a través de la fotosíntesis y de noche emiten dióxido de carbono, ya que por las noches revierten el proceso y respiran emitiendo el maldito gas que usted también exhala al respirar, y si a esto le sumamos la respiración de todos los organismos que se alimentan del bosque y los microorganismos que descomponen sus restos, la tasa neta de respiración es más cercana a cero aún;
pero los “fundamentalistas verdes” prefieren no hablar de eso.



En realidad me resultan personas muy antidemocráticas, porque le dicen a la gente que todo está mal y cuando alguien les dice que podrían estar equivocados, con demostraciones científicas de lo contrario, salen a golpear verbalmente y a continuación amenazan y rompen todo, amedrentando y aterrorizando a las personas. Definitivamente muy lejos del respeto por los Derechos Humanos por los que usted tanto lucha.



Acerca de Derechos Humanos, le comento uno de esos derechos, quizá uno de los más vitales, el derecho a la alimentación; resulta que está pronosticado que para el año 2.030 seremos en el planeta unas diez mil millones de personas; si todo se mantuviera igual deberíamos producir en las mismas condiciones que la actual un 40 o 50 % más de alimentos, lo cual de manera vertical resulta muy difícil, más aún si contamos con las presiones de estos “fundamentalistas” que no permiten el desarrollo sustentable de áreas aptas para la producción y presiones sobre los avances tecnológicos tales como la genética aplicada a la producción y a la alimentación.



Ahora, si usted piensa que para el 2.030, la población va a mantener su número, demuestre su teoría y se termina la discusión. Además si a esto lo vemos como una oportunidad para Argentina y gracias a eso salimos de la postergación, disminuimos los índices de pobreza, acortamos la brecha de la desigualdad social, muchísimo mejor. Claro que para que usted lo vea así, deberá urgentemente releer los conceptos de medio ambiente y sumarle a la fauna, flora, suelo, agua y aire, el medio antrópico, es decir sumarle a su concepto de medio ambiente las personas con todos sus derechos humanos al hombro.



Para ir terminando, le quiero dejar dos cosas bien en claro: no soy socio de López, nunca lo fui, ni lícita ni ilícitamente; es más, no tengo que aclararle esto a usted ya que usted para mí no significa la justicia ni nada. En cambio, yo para usted debo representar alguien importante, por eso me nombra tanto.



Actualmente integro un equipo de trabajo muy eficiente, todos profesionales y técnicos, todos muy capaces, por lo que no necesito ser socio de ningún funcionario para nada.



Lo que no puedo negar es que gracias al Ingeniero López nosotros comenzamos a trabajar en este ámbito, ya que él nos recomendó hacerlo, pero como somos de Charata, supusimos que en algún momento algún descerebrado/a iba a relacionarnos con él, y si detrás de ese/a descerebrado/a hay algunos más descerebrados/as que envidian a las personas que trabajan bien, con mucha más razón.



También quizá por hacer bien nuestro trabajo y ser de los primeros que decidimos enfrentarnos a los ambientalistas en una Audiencia Pública, nos hicimos un tanto nombrados y tuvimos un poco más de trabajo que los demás técnicos.



Le quiero aclarar que pensábamos enfrentarnos con ambientalistas en Audiencia Pública, para intercambiar algunos criterios y hasta por ahí podría salir algo positivo para todos, pero esto paso a ser una anécdota, ya que nunca aparecieron por ninguna Audiencia a debatir nada, supongo que por falta de convicción en sus defensas, tal vez por falta de argumentos científicos o técnicos que sostengan lo que ellos piensan.



Supongo que es más fácil para ellos vivir del pánico que generan, que trabajando. Le digo más, yo le debo un agradecimiento a usted, porque varias veces me nombró diciendo que trabajo bastante y eso es verdad, y gracias a eso conseguimos algunos clientes más; algunos vinieron porque gracias a usted me relacionaron con López, y creyeron que
tal vez haciendo los trabajos con nosotros iban a salir más rápido o algo así, cosa que no es real y además es comprobable por las estadísticas existentes en Dirección de Bosques.



Ni siquiera soy el técnico que más trabajos presentó en Bosques, tampoco me perdonan nada, cuando hay que realizar correcciones o rehacer algo, nos lo notifican y lo volvemos a hacer como cualquier otro técnico. Por último, no se moleste en contestar esta humilde nota, esta es la última vez que me dirijo a usted en los medios.



La próxima vez que quiera decirme algo, véngase hasta Charata y con gusto hablaremos cara a cara y quizá hasta intercambiaremos algunos conceptos en pos de un desarrollo aún más sustentable de lo que es hoy. Eso sí, le pido que traiga ideas, traiga propuestas de trabajo y nosotros pondremos el lomo para avanzar en pos de una mejor igualdad, a través del trabajo de varios sectores, que necesitan valerse de los recursos naturales de sus tierras, y recalco “sus tierras”, porque he oído estos últimos días hablar a gente de las grandes ciudades como si fueran dueños del Impenetrable; a esa gente la invito a ver cómo trabaja la gente de campo y los desafío a vivir en el campo sin tocar nada, sólo para ver cuánto aguantan.



Pasa que desde la ciudad, con todas las comodidades, es muy fácil hablar… Le tiro una idea de trabajo ya que usted tiene los medios y además le confieso que lo creo inteligente, lástima que rodeado de malos informantes que lo hacen “meter la pata” una y otra vez. Una buena idea podría ser conseguirles a los productores dinero de fondos internacionales a cambio de no tocar el monte.



Posiblemente haya escuchado hablar de bonos verdes. Pienso que podría resultar un buen trabajo para usted, ya que tanto quiere que se mantengan los montes en pie. Hagamos como en los países avanzados, en donde los servicios ambientales se pagan. Encárguese de eso señor, ¿o acaso le teme a los desafíos? Mientras tanto, yo seguiré trabajando con el mayor orgullo de ser un Ingeniero Agrónomo chaqueño, luchando por el desarrollo de mi provincia.



Y recuerde muy bien esto: la historia del Chaco se escribió de la mano del sector trabajador y productivo, no de los fundamentalistas. Un cordial abrazo.



(*) Ingeniero Agrónomo, MAT. PROF. CPIACH N° 581, DNI 28.960.807, Charata, Chaco.