Martes, 22 Mayo, 2012 - 19:59

Desde la UCR aseguran que existe "una impúdica manipulación de la justicia por parte del oficialismo"

Dirigentes radicales señalaron que “se ha instalado en la Argentina una percepción de impunidad del poder estatal frente a graves hechos de corrupción”.

“Basta de manipular a la justicia” expresaron desde el partido, en un documento firmado por Ricardo Gil Lavedra, presidente Bloque de Diputados Unión Cívica Radical, Mario Barletta, presidente Comité Nacional y Luis Naidenoff, presidente Bloque de Senadores Radicales.



Los principales referentes de la UCR manifestaron que “se ha instalado en la Argentina una extendida percepción de impunidad del poder estatal frente a graves hechos de corrupción. La opinión pública ya predice con sarcasmo cómo actuarán ciertos jueces, que invariablemente favorecen los deseos e intereses del gobierno. En el caso del cuestionado vicepresidente de la República, el gobierno logró la renuncia del Procurador General y el apartamiento del fiscal y del juez que investigaba”.



Agregaron además que “el atropello institucional se completa con la increíble insistencia de la Presidente de la Nación en nombrar como Procurador General, máximo órgano constitucional del Ministerio Público Fiscal, a una persona que ostensiblemente no reúne la idoneidad ni los antecedentes que tan alta función requiere, y cuyo único mérito es la fidelidad al gobierno –del que se declara “soldado”- y su cercanía al Vicepresidente al que como jefe de los fiscales debería investigar”.



Por último, destacaron que “la Unión Cívica Radical ha defendido siempre la independencia e imparcialidad de los jueces. No lo hace por una circunstancial ubicación política frente a un determinado gobierno, sino porque esos valores son la razón misma de su existencia. Por eso, ha denunciado cada una de las tropelías señaladas y lo seguirá haciendo. El radicalismo ratifica su inquebrantable compromiso de luchar sin claudicaciones por la vigencia de la igualdad ante la ley para el ciudadano, para los funcionarios y para los opositores, convocando a una actitud activa de toda la ciudadanía para sostener y defender enfáticamente éste valioso principio.