Martes, 22 Mayo, 2012 - 18:31

Caso Marita Verón: ex jefe de policía minimizó acusaciones

El ex jefe de policía de Tucumán René Ledesma desvinculó en su testimonio a dos de los principales acusados por la desaparición de María de los Angeles Verón.

En tanto, un comisario retirado cuestionó a la justicia riojana por dificultar los operativos de búsqueda de la joven.



El único punto en el que coincidieron las declaraciones de hoy de los policías ante el tribunal que juzga a trece personas por el secuestro de Marita Verón fue que en prostíbulos allanados en La Rioja varias mujeres admitieron "presiones" y "temor a consecuencias" si hablaban con los investigadores.



Ledesma aclaró que mientras estuvo al frente del Departamento 2, a cargo del área de Inteligencia, no recibió ningún dato que hubiese involucrado a María Jesús Rivero y a su hermano, Víctor Rivero, con el rapto por el cual están imputados como autora intelectual y autor material.



El ex jefe de policía y comisario retirado recordó que se filmó el allanamiento al prostíbulo El Desafío, en La Rioja, y que ese documento fue entregado a la Fiscalía de esa provincia.

Además, reiteró que no quedaron registrados los comentarios de las mujeres que trabajaban en el lugar sobre la presencia de Verón allí porque temían "sufrir consecuencias".



Ledesma reveló que sólo le tomó declaración a una mujer identificada como Blanca V, quien "dijo haber visto" a Verón.



"Esas chicas no quisieron identificarse, fue un comentario dicho por lo bajo", señaló acerca de la inspección al burdel propiedad de los imputados Irma Medina y sus hijos José Fernando y Gonzalo Gómez.



Por esta pista también se detuvo al ex policía riojano Pascual Andrada, al parecer encargado de llevar mujeres de otras provincias al lugar y portador de una agenda con contactos que estima pueden estar vinculados a una red de trata de personas.



Luego, el comisario retirado Miguel Sánchez, jefe de la comisaría VII donde se realizó la denuncia por la desaparición de Verón el 3 de abril de 2002, admitió que pese a pasar "día y noche" en la calle "nunca pude encontrar el hilo conductor que nos lleve a saber qué ha pasado realmente". "Los primeros días, lo único que hicimos fue buscarla a ella. Fuimos por la Maternidad, a la casa de la madre de Marita (Susana Trimarco), alertamos a toda la policía, pero fue con resultados negativos", añadió.



Sánchez relató que se hicieron rastrillajes en el interior de Tucumán antes de conocerse la pista riojana, de la cual también participó.



"Había un juez en esa provincia, de apellido Moreno, que no nos hacía lugar a la detención pero sí a los allanamientos", acotó.



El testigo aludió de esa forma al ex juez de instrucción Daniel Enrique Moreno, acusado por Trimarco y jóvenes rescatadas de redes de trata de dar aviso a los proxenetas de allanamientos a los prostíbulos.



El ex comisario reveló que "el primer exhorto fracasó por un error judicial y para el segundo ya viajamos con el pedido de detención de Irma Medina. El juez nos atendió a las 8 y nos dijo que volviésemos a las 19 o 20, que conociéramos la ciudad".



"Cuando se hizo el allanamiento no encontramos nada, les avisaron antes", sostuvo.

El testigo confirmó que en ese burdel trabajaban mujeres con poca ropa, "como incitando a los clientes a la diversión, supuestamente para practicar sexo", y dijo que habló con una de ellas, identificada como Anahí, que le ratificó haber visto a alguien parecida a Marita Verón.



"Estaba asustada, presionada", señaló en alusión a la joven que también fue rescatada de una red de prostitución.
Fuente: 
Agencia DyN