Lunes, 21 Mayo, 2012 - 10:01

Hollande llegó al gobierno de Francia con un gabinete de mujeres

La mitad del gabinete será femenino. Sostienen que en gran medida se debe a la influencia política que acumuló su compañera Valéry Trierweiler.

La gran sorpresa del proceso de transformaciones que vive Francia no es la llegada del socialista François Hollande al poder, sino la influencia política que acumuló su compañera Valéry Trierweiler, como primera figura de un gabinete femenino, compuesto por 17 ministras. Periodista e intelectual respetada, distinguida y discreta, Trierweiler, especialista política del semanario Paris Match, ocupó el centro del escenario.



A los 47 años, dos veces divorciada y madre de tres hijos adolescentes, la nueva primera dama de Francia tiene un origen social opuesto a sus antecesoras: desde Yvonne De Gaulle a Carla Bruni, sin excepción, todas pertenecían a familias afortunadas o provenían de la alta burguesía. El padre de la compañera de Hollande es inválido de guerra y su madre trabajó durante años como empleada en una pista de patinaje.



No fue simple hacerse un lugar frente a Ségolène Royal, candidata socialista a la presidencia en 2007 y ex compañera de Hollande, con quien tuvo cuatro hijos. “Ségolène es una obsesión para Valérie, que no soporta los intentos de intromisión que realiza la ex compañera en la vida privada y política de Hollande”, afirma Constance Vergara, autora de un libro sobre las mujeres de los jefes de Estado franceses.



Las dos mujeres se conocen desde hace un cuarto de siglo y nunca se soportaron. En la campaña de 2007, asegura, Ségolène Royal llamó a Paris Match para pedir su cabeza.



La lucha de Hollande por la presidencia la alejó de su trabajo. También debió abandonar su costumbre de andar en bicicleta y tuvo que resignarse a desplazarse en coche con chofer y dos guardaespaldas. Ahora, como primera dama, no piensa “convertirse en un florero”, según anticipó al diario The Times.



Muchos socialistas temen que ejerza una influencia “desmesurada” sobre el presidente o la acusan de haber creado una corte de favoritos, de tratar de aislar a amigos de larga data de Hollande y de haber influido en sus decisiones.