Lunes, 21 Mayo, 2012 - 07:10

Videla desmintió haber dicho que "debían morir 7000 u 8000 argentinos"

El ex dictador desmintió la publicación. Ceferino Reato, periodista que realizó las entrevistas dijo que Videla “pudo revisar todas sus respuestas”.

El periodista Ceferino Reato entrevistó al ex dictador durante veinte horas entre octubre de 2011 y marzo de 2012 en la prisión federal de Campo de Mayo. Desde allí, se dijo que Videla había confesado esas muertes



El periodista Ceferino Reato reprodujo el extenso reportaje al ex dictador Rafael Videla en el libro “Disposición final”. Allí se afirmaba que Videla había reconocido que los militares de la última dictadura debían matar a 7000 u 8000 terroristas.



"Pongamos que eran siete mil u ocho mil las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión", es el textual que aparece en el libro de Reato, publicado recientemente y cuyas declaraciones de Videla despertaron polémica.



Ahora, en una misiva envida a un matutino porteño, el ex dictador asegura que no dijo esa frase y evaluó que se trató de "una interpretación personal" del periodista originada en "alguna ambigüedad producida por el entrevistado".



De acuerdo a Videla, él dijo que: “Según estadísticas confiables, murieron entre 7000 y 8000 personas del oponente en la guerra contra el terrorismo, incluyendo muertos en combate y desaparecidos. En su oportunidad, la señora de Meijide reconoce 8960 bajas, ambas cifras muy lejanas a los 30.000 instalados por el relato en el imaginario público y extranjero".



Pero no fue la única crítica de Videla al libro de Reato. También cuestiona el contexto en el que está incluida su frase "no estoy arrepentido de nada".



Dijo que esa expresión "fue referida en el marco del comandante responsable de ganar la guerra, en un año y medio, según las órdenes, con las mínimas bajas propias y de la población civil". Y remarca que “no obstante ello, sólo deseo reiterar el dolor y el pesar que soporto en mi fuero íntimo toda vez que reflexiono acerca de este drama que me tuvo por principal protagonista".



Consultado al respecto, el autor del libro asegura que Videla fue preciso en sus afirmaciones sobre su actitud interior frente a la guerra contra la subversión y recordó que sus palabras fueron: "Ojo, no estoy arrepentido de nada, duermo muy tranquilo todas las noches; tengo sí un peso en el alma, pero no estoy arrepentido ni ese peso me saca el sueño".



Reato afirmó, además, que las entrevistas no fueron grabadas porque "está prohibido ingresar con grabadores" al penal. Pero explicó que "tomaba nota de cada respuesta y luego las pasaba en limpio" y que el ex jefe militar pudo revisar todas sus respuestas, como consta en originales que conserva.
Fuente: 
Infobae.com