Domingo, 20 Mayo, 2012 - 08:38

Buenos Aires
Denuncian que le robaron US$ 590.000 de su caja de seguridad y apuntan contra el banco HSBC

Una familia inició  una causa penal contra la entidad bnacaria, tras depositar sus ahorros en una caja de seguridad que habría sido violada.

Durante la tarde del 31 de marzo de 2011, en el subsuelo de la sucursal Avellaneda del Banco HSBC, Nancy Peter y Alfonso Martínez desafiaron las probabilidades. Cinco días antes, la mujer había denunciado la desaparición de 590 mil dólares de la caja de seguridad 203 incrustada en una de las paredes de la bóveda del tesoro.



De vuelta en el banco, y frente a una pila de fajos verdes que debían caber en un rectángulo de apenas 60 cm de largo por 40 de ancho, el plantel de empleados intentaba presentarla como una fabuladora.



“Nosotros habíamos regresado al lugar –recuerda Alfonso– para realizar pericias y tomar huellas dactilares, pero la abogada del banco nos sorprendió al decirnos que por las medidas de las cajas era imposible meter adentro más de 350 mil dólares. En resumen, estaban diciendo que nosotros queríamos estafarlos. Así que miré a mi ex mujer y le pregunté si estaba segura del monto. Me dijo que sí y aceptamos hacer la prueba en ese mismo instante y delante de todos.”



A las 16:02, según consta en la causa por hurto simple que se tramita en el Juzgado de Garantía Penal N° 10 de Avellaneda
a cargo de Estela del Carmen Mollo, un empleado de cajas de la sucursal, escoltado por la contadora, ingresó a la bóveda cargando una bolsa con sello del Banco Central con 59 fajos de 10 mil dólares cada uno a fin de que la denunciante coloque los billetes tal como estaban antes de desaparecer. Lo que el expediente no cuenta es el trato socarrón que recibieron Peter y Martínez de parte de los empleados del banco.



“Ellos estaban convencidos de que era imposible que yo metiera toda esa montaña de plata adentro de la caja. ‘¿A ver como hacés?’, me repetían, incluso se burlaban y se reían entre ellos. Hasta el fiscal me dijo que podía negarme a hacer la prueba y me ofreció tomar las medidas de la caja y de los fajos y hacerla en privado para no exponerme con el banco”, remarca Nancy.



Con la paciencia de un orfebre, la mujer se dedicó a demostrar su verdad. “Fue de terror, porque había como once personas y muchos me hablaban para ponerme nerviosa. A la abogada y a la tesorera del banco, por ejemplo, les tuve que pedir más de una vez que se callaran”, recuerda.



A las 16:45, la escribana del banco dejó constancia de que la totalidad del dinero fue colocado en el interior de la caja de seguridad y detalló que aún sobraba algo más del 10% de la superficie del cofre.



“Nadie lo podía creer. Los policías se reían y sacaban fotos. Tuvimos que soportar que la misma gente que nos había robado después nos tratara de locos. Pero nosotros no dudamos nunca porque esa plata estaba ahí”, sentencia Alfonso.



INVESTIGACIÓN

El 28 de enero de 2011, el fiscal José Hernández le solicitó a la jueza Mollo una serie de medidas en la sucursal de la Avenida Mitre 646 de Avellaneda, entre ellas, la extracción de placas fotográficas, el diseño de un croquis del lugar y el secuestro del libro de ingresos.
En el escrito, Hernández aclaró “la dificultad que plantea probar el contenido de una caja de seguridad” pero argumentó que “en los supuestos de hurto no es necesaria una prueba rigorosa e inequívoca sobre la veracidad del contenido de la caja, ya que la misma sería virtualmente impracticable”.



Pero el juzgado rechazó el pedido y lo justificó en “errores procesales”, tales como la falta de rúbrica del fiscal en la testimonial de Peter o la exigencia de originales en vez de copias.

Los días 7 y 14 de febrero, la nueva fiscal a cargo, María Alejandra Olmos Corones, insistió con la necesidad de allanar el banco, pero de nuevo se encontró con la negativa de la magistrada.



“Lo único que podemos pensar es que la jueza no tiene voluntad porque siempre opone argumentos insólitos. Por ejemplo, dice que la cuenta no está a nombre de Nancy sino de una empresa.
Nosotros presentamos el estatuto que demuestra que mi ex mujer es la presidenta de esa razón social pero prefiere ignorarlo”, se queja Alfonso.



Desde entonces, la causa que investiga el hurto de más de medio millón de dólares está paralizada, aunque en el medio se produjo una novedad que sumó esperanzas al reclamo de Nancy y Alfonso.



El perito encargado de analizar los once CD que el banco entregó a la fiscalía con las filmaciones de sus cámaras detectó elipsis temporales (cortes) en los días 12 y 13 de enero de 2011, algo que evidenciaría, cuanto menos, una falencia en la seguridad.



“Tanto el gerente anterior como el actual (ver recuadro) nos dijeron que revisaron las cintas y que no habían observado ninguna anomalía, pero esos cortes son gravísimos y una violación total del protocolo”, reflexiona Alfonso.



Además del ahorro de 20 años de trabajo, tanto Nancy como su ex marido perdieron las señas de dos propiedades en Mar del Plata y el sueño de mudarse cerca de la playa.





LOS DATOS


1 El 25 de enero de 2011, Nancy Peter y Alfonso Martínez notaron que habían hurtado sus ahorros: 590 mil dólares de una caja de seguridad bancaria.

2 El 31 de marzo de 2011, pese a que el Banco HSBC aseguraba que esa cantidad no entraba en la caja, una pericia demostró que sobraba lugar.

3 En diciembre de 2011, un perito constató que las cámaras del banco dejaron de filmar en lapsos de tiempo durante los días 12 y 13 de enero.

4 En la actualidad, la causa por hurto radicada en el Juzgado Penal Nº 10 de Avellaneda está paralizada y la sucursal tiene un nuevo gerente.



EL GERENTE QUE SE FUE

Alfonso Martínez no disimula su sospecha contra quien era el gerente de la sucursal Avellaneda del HSBC durante el presunto hurto. Se trata de Julián Patiño, quien luego de la denuncia presentada por Nancy Peter fue trasladado y, según la investigación de las propias víctimas, fue desvinculado de la firma luego de 16 años. “Tiene deudas en tres bancos distintos, era uno de los pocos empleados que tenía acceso a cortar las cámaras de seguridad del banco y en su testimonial trató de inculpar a mi hijo diciendo que le llamó la atención que ese día haya acompañado a Nancy.”
Fuente: 
Infonews