Sábado, 19 Mayo, 2012 - 09:21

Atentado en una escuela italiana dejó como saldo seis heridos y una alumna muerta

Brindisi| Tres artefactos estallaron frente al instituto Morvillo Falcone. Melissa Bassi, la víctima, tenían 16 años. Se trataría de una ataque de la mafia.

Eran las 8 hora local cuando se produjeron las dos explosiones frente al instituto, que estaba a 30 metros de un tribunal de Justicia. Los artefactos que estallaron estaban colocados en una de las paredes cercanas a la escuela. En el momento de la explosión muchos jóvenes entraban al instituto para asistir a las clases, que comenzaban precisamente a las 08:00am.



Después de las deflagraciones, se vivieron escenas de pánico. Protección civil habló primero de una joven muerta en el hospital Terrino di Brindisi, llamada Melisa Bassi, y de siete heridos que luego aumentaron a ocho. Después se supo que Ilaria C., amiga de la que había fallecido, habría sido trasladada al hospital pero no había conseguido sobrevivir a las heridas. Las dos estudiantes que han fallecido tenían 16 años.



La prensa apunta a que los dispositivos fueron atados a una bombonas de gas y colocados en mochilas, uno de ellos en un contenedor. Las explosiones fueron tna fuertes que las astillas de las detonaciones alcanzaron las tiendas que estaban a 200 metros de distancia, dañando hasta una puerta metálica.



El atentado se ha realizado delante del instituto profesional Francesa Morvillo Falcone, nombre de la esposa del célebre juez antimafia Giovanni Falcone. En el instituto se estudiaba moda, servicios sociales y turismo, por lo que la mayoría de los alumnos eran mujeres.



Tras el atentado, la policía estableció rápidamente un perímetro de seguridad alrededor del liceo y unos artificieros están en el lugar para examinar las posibles causas de este atentado todavía desconocidas.



Algunos medios medios de comunicación italianos han relacionado el ataque con el 20º aniversario del atentado del 23 de mayo de 1992 que mató al célebre magistrado Giovanni Falcone, a su esposa y a sus tres guardaespaldas. La mafia siciliana había hecho explotar cuando pasó su coche 500 kg de dinamita escondido debajo de la autopista entre el aeropuerto de Palermo y el centro de la ciudad.



Las explosiones ocurrieron a la hora en la que los alumnos llegaban al liceo, que abre los sábados por la mañana como la mayoría de los liceos en Italia.
Fuente: 
Infobae.com